•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Intentar ser y no saber nada, y carecer de rumbo cierto, como diría Rubén. Esa es la impresión que ha dejado el equipo indio perseguido por la fatalidad en el despegue de esta Liga Profesional, con su capacidad de atracción todavía sometida a debate.

Mostrando un pitcheo inseguro, su bateo improductivo y la defensa vacilante con excepción de Frías, pariente de panteras, no se pueden fabricar victorias.

Ayer afectado por todo eso, el Bóer fue derrotado 4-1 por el Rivas, que no necesitó agigantarse. La combinación de esfuerzos monticulares que ofrecieron por los sureños el abridor Elvin Orozco, utilizando sus bolas de quiebre, y el relevista zurdo Frank del Valle, sacando del baúl su variedad de recursos, mantuvieron secuestrados los bates indios, abriendo espacio solo en el inicio del sexto, cuando el doblete impulsador de Vechionacci terminó con la posibilidad del blanqueo.

MUÑOZ TAMBALEÁNDOSE

Atravesando por más dificultades que Ulises en su regreso a Ítaca, el derecho Jairo Muñoz logró sostenerse por cinco entradas. En ese trayecto, vio circular a 12 hombres consecuencia de 9 hits, 2 boletos y 1 golpe, demasiadas concesiones para el Rivas que tomó las riendas en el tercer inning por golpe a Isaac Martínez, sacrificio y grave falla de López el intermedista, que asistiendo la primera base al salir Sandor por el machucón de Joseph, consideró ingenuamente que el tiro sería a segunda, no a primera, y terminó agachándose, como si un cuervo volara hacia él. En esa situación, hit de Jimmy que pareció otra falla de López ya con la bola en el aire bajo control, empujó a Martínez.

Detrás de ese 1-0, el pitcheo dominante de Orozco, de inicio autoritario con sus curvas, capaz de dibujar en el aire a la más sensual de las Kardashian, el derecho sureño sacó los cuatro primeros outs por la vía del ponche y después prefirió concentrarse en el buen manejo para evitar desgaste, mientras el Rivas en el cierre del cuarto estiraba la diferencia 3-0 contra un desorientado Muñoz. Con dos outs y Sosa circulando, hit productor de Britton, otro cohete de Martínez y jugada de squeeze con toque preciso de Joseph, fabricaron dos carreras de gran significado.

DEL VALLE CIERRA PUERTAS

Después de cinco innings tranquilos, Orozco, quien había ponchado a Frías como primer bateador del sexto, perdió la dirección de sus disparos. Cedió boleto a López, fue salvado por una gran atrapada de Phipps en el fondo del left fielder decapitando un batazo cargado de malas intenciones de Wilfredo Giménez y boleó a Bergin. Eso alteró a Germán Meza, quien trajo a Frank del Valle, zurdo recién llegado de pitcheo habitualmente certero. Doblete de Vechionacci impulsando a López, recortando la distancia 3-1, no lo aturdió, y con dos en posición anotadora, obviamente un momento cumbre para Juan Carlos Urbina frente al plato, Del Valle se creció y lo ponchó.

Hit de Luis Allen en el quinto con William Vásquez en segunda facilitó la cuarta y última carrera del Rivas, que no necesitó más, porque en el octavo, por una generosidad del destino, Urbina se encontró con otra gran opción, apropiada para reivindicarse. El conteo era de 3 bolas sin strike con dos indios en las bases y dos outs. Fue un déjà vu del sexto. Urbina volvió a poncharse y las esperanzas indias fueron tragadas por la fatalidad. Así que, a un lado de los relevos de Darrel Leiva y Braulio Silva, el marcador quedó sellado 4-1.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus