•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La cacería de Zack Greinke y de David Price, va a incendiar el mercado de Agentes Libres, muy poblado en este cierre del 2015. Detrás, Johnny Cueto y Jordan Zimmermann, listos para atrapar oportunidades, sin perder de vista a Scott Kazmir, Marco Estrada y Yovani Gallardo, que resultan interesantes, aunque no espectaculares.

En un época de escasez en pitcheo abridor con suficiente profundidad, casi sin ganadores de 20 juegos, pocos brazos encima de 220 entradas, solo un ponchador de 300 y apenas seis con 4 recorridos completos, las escopetas de Greinke y Price se encuentran en la lista de los tesoros más buscados, que encabeza el de la noche triste, cuando los aztecas tiraron a las aguas alrededor de Tenochtitlán, lo acumulado por los conquistadores españoles.

AMBOS MUY INCIDENTES

El derecho Greinke fue sencillamente asombroso con 19 triunfos y 1.66 en efectividad desde la colina de los Dodgers, llegando a opacar un poco al inmenso Clayton Kershaw, en tanto el zurdo Price, llegó a Toronto para hacerse cargo de la jefatura del staff y con 9-1 cerrando campaña, ser factor en el aterrizaje de los Azulejos en la postemporada, después de borrar una desventaja de siete juegos que los separaba de los Yanquis en el Este de la Liga Americana. ¿Qué equipo no quisiera tenerlos?

Verlos juntos se considera improbable, porque harían saltar las balanzas de pago de cualquier organización, sin embargo, es obvio que recibirán ofertas quizás descontroladas, aun estando conscientes, como ocurrió con Max Scherzer, que su adquisición no significa asegurar automáticamente el banderín para un equipo competitivo. Eso sí, nadie puede negar que cualquiera de ellos es una inyección revitalizante de gran trascendencia. Sin Greinke y sin Price, Dodgers y Azulejos se hubieran quedado cortos en sus pretensiones de ir directamente a los Play Offs como ganadores de división.Zack Greinke acumuló 19 triunfos en la recién finalizada temporada.

SCHERZER DEJÓ ADVERTENCIA

La firma de Scherzer con los Nacionales, redondeando una poderosa rotación, fue por siete años y 210 millones de dólares, solo detrás de Kershaw, delante de Félix Hernández, pero el derecho tirador de no hitter quedó distante de poder ingresar en la lista de los 12 pitcheres más ganadores de las mayores en este 2015, y consecuentemente, no tuvo la incidencia esperada.

Con Scherzer ganando más de 20, como se consideró al contratarlo, los Nacionales hubiesen avanzado a la postemporada.

Fueron los Yanquis los que fabricaron dinastías a billetazos. Sacaron a Babe Ruth de los Medias Rojas y desde entonces, no se habían detenido pese a sus recientes fracasos, hasta que este año no se atrevieron a pelear por adquirir a Price, como el periodismo de Nueva York esperaba. Sin líder de staff al encontrarse Tanaka en la incertidumbre, los Yanquis no consiguieron un “grande” y cayeron de la cima en el Este de la Americana. ¡Ah, si lograran regresar antes del 31 de julio barajando la posibilidad de Price!

 

HUNTER

Siempre con Tanaka en duda, expuesto a un reacondicionamiento, y Sabathia sudando excesos con el alcohol, los Yanquis, pese a las proyecciones de Severino, deberían estar muy atentos en el mercado para saltar sobre Greinke o Price. Ellos consiguieron a Jim “Catfish” Hunter en 1975 después de cuatro temporadas consecutivas de 20 triunfos con Oakland, la última de 25, y estuvieron de regreso a las Series Mundiales en el 76, 77 y 78. Por supuesto, se necesita respaldo en otros sectores y las preocupaciones en Nueva York son más largas que la Calle 42 que parte Manhattan.

Aunque todos quieren tener a estos dos tiradores, depende de los fondos disponibles para semejante atrevimiento. Greinke tiró al cesto de los desperdicios más de 70 millones que tenía asegurados con los Dodgers por los siguientes tres años, saliendo de su contrato como lo hizo en su momento, Alex Rodríguez con los Yanquis, en tanto Price, pendiente de su celular, se frota las manos a la orilla de su asesor financiero. En cada caso, van a firmar contratos que asegurarán su futuro.

SEAVER DEJÓ DE CRECER

Ningún nombre garantiza el éxito. En 1977, el “as” Tom Seaver llegó a los poderosos Rojos después de cuatro temporadas de 20 o más victorias con los Mets, incluyendo una de 25. No pudo Seaver superar los 16 triunfos en Cincinnati, y lamentablemente la huelga de 1981 lo recortó drásticamente en ruta hacia una actuación grandiosa, limitándolo a 14 victorias, por cierto máxima cifra de la Liga.

Recientemente, la firma de un súper contrato ha hecho decrecer en su rendimiento a Justin Verlander, afectado también por problemas musculares. Cuando el zurdo Mike Hampton de Houston, impactó ganando 22 juegos y perdiendo solo 4, todos se volcaron sobre él, pero primero con los Mets, después con Colorado y finalmente con Atlanta, solo una vez consiguió 15 triunfos, pasando casi desapercibido. Eso sí, quedó financieramente bien cubierto.

¿CUÁNTO CONSEGUIRÁN?

Con 32 años, Greinke es una joya. Durante tres temporadas completas con los Dodgers registra 15, 17 y 19 victorias por 4, 8 y 3 reveses, y promedios estupendos en carreras limpias. Da la impresión de ser un tiro seguro, como lo fue el Hunter de 1975; en tanto Price, de 30 años, después de 18-5 en el 2015, con 9-1 y 2.30 en Toronto haciendo valer su incidencia, no parece ser un riesgo.

¿Cuál será el estallido que van provocar Greinke y Price frente a la necesidad de tantos equipos de poder contar con un probable ganador de 20 juegos con estatura de líder de staff? Esa intriga podría tardar en ser despejada. Quizás no son muchos los que están dispuestos a entrar en una subasta frenética, pero si los suficientes para mantener hinchada esa expectación.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus