•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lo que el nicaragüense Cheslor Cuthbert logró esta temporada en las Grandes Ligas fue algo increíble. Se convirtió en el  nica número 14 en llegar a la Gran Carpa, reemplazó a Mike Moustakas en la antesala, luciendo grandes cualidades, y se robó la amistad y el cariño de los fanáticos y jugadores de los Reales de Kansas City, bateando oportunamente.

Aunque no jugó en la Serie Mundial, solo el hecho de ser llamado para estar en el dogout fue un incentivo a su espíritu de jugador y su arduo esfuerzo. Ganó el primer anillo y se coló en la lista de cuatro nicas con esta distinción, entre ellos: Devern Hansack, Dennis Martínez y David Green.     Cuthbert viajará el 20 de noviembre a República Dominicana para jugar con los Gigantes de Cibao.

El muchacho de imborrable sonrisa e innegable poder en sus brazos cumplirá 23 años este 16 de noviembre, lo más seguro es que celebre en su tierra, Corn Island, donde comenzó su sueño como pelotero, un sitio de donde salió para tratar de impactar en el mejor beisbol del mundo, en el que tiene trazado consolidarse en el 2016.

¿Crees que esta fue tu mejor temporada?

Si hubiera jugado todos los días hubiese hecho un buen trabajo, pero jugaba casi día de por medio y eso me afectó mucho porque no estaba acostumbrado. Si me dan un chance de jugar todos los días podré hacer un mejor trabajo.

¿Cómo te recibió el equipo?

Desde que llegué, los latinos y los gringos me dieron mucha confianza. Me trataron súper bien desde el principio, me llevo bien con todos los muchachos que estaban ahí.

¿Qué fue lo último que platicaste con tus entrenadores?

Ellos quieren darme un puesto para jugar todos los días, y tengo que aprovecharlo para hacer lo mejor.

¿Cuáles son tus metas para la próxima temporada?

Buscaré la consistencia y a partir de ahí van a salir los mejores números. De momento voy a trabajar con la recta pegada, eso me está afectando un poco, ya hablé con Wilfredo Blanco sobre esto, cuando regrese de la Isla, Corn Island, pondré mano a eso.

¿Cómo has logrado superar la distancia de tu familia, para rendir en el campo?

La verdad no es tan fácil. Pero gracias al Canal 6 que transmitía los juegos, mi familia me podía ver y me siento muy contento por eso. Después que terminaba cada juego, mi esposa siempre me decía que la niña se ponía como loca, gritando cuando me miraba en la televisión y eso me motivó más para seguir jugando duro.

¿Con qué jugador de Kansas has hecho mejor conexión?  

Con Erick Hosmer, siempre me buscaba antes de ir a batear, me daba muchos consejos. Eso me motivó más, y trabajando con él mejoré. Con los gringos también y el resto de latinos. Creo que Edison Vólquez va a venir a visitarme, y a Vicente Padilla también porque somos buenos amigos, siempre nos estamos llamando y fregando.  

¿Qué representa cubrir la posición de un jugador como Mike Moustakas?

Nosotros nos llevamos súper bien, todos los días hablamos, cogiendo pelotas en el bateo. No tengo nada en contra de él, solo estoy buscando un chance para jugar en el equipo y seguir en la misma armonía del equipo.

Jugaste con tranquilidad en tu llegada y tuviste promedio arriba de .300 puntos en cinco partidos. ¿Qué sensación tuviste?

Desde que tuve mi primer turno, yo dije, este es el mismo beisbol que siempre he jugado y no puedo cambiar nada aquí, voy a jugar como sé jugar y gracias a Dios lo hice y las cosas me salieron bien.

Cuando conectaste tu primer cuadrangular, no viste la trayectoria, tuviste la impresión de que era foul y casi no pisás la primera base. ¿Qué te ocurrió?

Cuando el batazo salió, estaba cerquita de la raya, yo comencé a correr a la primera, pero no estaba seguro de que la bola era buena, y cuando vi a los jueces que no levantaban el brazo pensé que era foul. Después que terminó el juego vi el jonrón más de diez veces.

¡En Nicaragua pensamos que todo lo que hacías era un récord y hasta entrevistaron a tu papá!

Toda la gente en el equipo estaba esperando ese jonrón y cuando se dieron cuenta de que mis padres estaban ahí, los compañeros me fueron a buscar y me pidieron enseñarles fotos, se pusieron contentos. Los periodistas me buscaron y entrevistaron a mi familia.

¿Qué sentiste cuando te regresaron a Triple A, luego que estabas bateando bien en las Grandes Ligas?

Yo sabía que no iba a estar mucho tiempo, pero le doy gracias a la gente que me dieron la oportunidad de jugar cuatro partidos seguidos. Luego que me bajaron, no me arreché ni nada, porque sabía que algo así iba a pasar. Yo dije: a mí me bajaron, pero voy a regresar y con más fuerza.

¿En la celebración de la Serie Mundial nunca habías visto a tanta gente reunida para ver a un equipo?

Nunca había visto algo así, eso fue algo impresionante.

¿En algún partido de la Serie Mundial esperabas que te llamaran por lo menos a correr?

Todos los días tenía esa mentalidad cuando llegaba al estadio, esperando que me llamaran de la oficina para que me dijeran, te vamos a activar para que juegues en la Serie Mundial. Nunca sucedió, pero me sentí contento con la invitación que me hicieron de estar con el equipo.

¿Podías jugar sobre la marcha en la Serie Mundial?

No podía jugar, porque iban a activar a Raúl Mondesí. Lo que pasa es que la esposa de Ben Zobrist iba a dar a luz, él se fue, y como Mondesí ha jugado la segunda mejor que yo, por eso lo inscribieron. Yo estaba en Arizona con él, Mondesí iba para su casa y yo a Kansas, pero a última hora lo llamaron. Si no hubiese pasado eso, quizás hubiese jugado.   

¡Luego decidiste subir una foto en las redes sociales con Mondesí!

No le tengo envidia a nadie, yo estaba contento de estar ahí. No puedo tomar decisiones en el equipo, si ellos hacen lo suyo los seguiré apoyando. Mondesí hizo historia al ser el primer jugador que debuta en las Grandes Ligas y en una Serie Mundial.

Me sentí muy contento por él, por su debut.

¿Por qué no andás el anillo de Serie Mundial?

Ese lo dan el próximo año, el anillo que publiqué fue el que gané en Triple A.  

Llevaste la bandera de Nicaragua y la publicaste en las redes sociales ¿Dónde la conseguiste?   

Mi mamá me llevó la banderita, y yo dije: si logramos el campeonato yo voy a sacar mi banderita para que todo mundo viera que un nica estaba en una Serie Mundial.

¿Qué te recomendaron en Kansas City antes de venir a Nicaragua?

Me dijeron que pasara un tiempo con mi familia y después tengo que ir a República Dominicana para jugar como jardinero. Mis entrenadores quieren que juegue bien, porque me quieren tener en el roster de 25, la próxima temporada. Voy a estar ahí un mes.

¿Antes jugaste en los jardines?

Tengo mucho de no jugar en el leftfield, pero vamos a ver cómo me salen las cosas, quiero ganarme el puesto y voy hacer todo lo posible para lucir bien.

Si estás jugando como jardinero, ¿con la Selección Nacional vas a estar en la misma posición durante el Preclásico?

¡Bueno. Ahí tengo que jugar mi tercera! No dejo mi posición. Si no tienen a alguien que juegue la tercera, ahí voy a estar. Me encanta jugar la tercera, tengo muchos trucos ahí.

¿Crees que te vaya a afectar esa transición de tercera a jardinero?

Yo voy trabajar en el leftfield, pero igual seguiré en la tercera.

¿Te confirmaron que podés jugar con el Bóer en la profesional?   

La organización está indecisa, pero creo que al final me lo van a dar. Espero que el equipo del Bóer llegue a los playoffs y poder estar ahí, para ganar el campeonato de nuevo y ver la posibilidad de jugar en la Liga Latinoamericana, aquí en el país.   

¿Siempre ambientas cuáles son tus orígenes?

Sí. Me siento muy contento de ser nicaragüense.  Hay gente que no creen que soy nicaragüense, y cuando me preguntan sobre la firma, les digo que soy de una islita, y casi nadie cree. Estoy bendecido y mi talento se lo debo a Dios.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus