•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nada surrealista la segunda victoria de la tribu en la liga, ahora por 7-2 frente al Oriental. Todo pareció sencillo. Salió el sol para los indios muy temprano, se recargaron los bates en el campamento,  tronaron oportunamente contra el zurdo Mainor Mora, que conspiró contra él mismo con su descontrol, simplificaron dificultades con el guante y el resorteo de Frías, y contaron con un relevo aprieta tuercas por parte de Junior Téllez y Johnny Polanco. ¡Ah, apunten un buen trabajo abridor de Will Morris en las tres primeras entradas enlatando a los tiburones! Se derritió en el cuarto, pero sobrevivió en el quinto y fue el ganador.

MAINOR SIN BRÚJULA

En el segundo inning, el zurdo Mainor Mora se hizo el harakiri con la cuchilla del descontrol. Sacó out a Bergin, pero boleó consecutivamente a Vechionacci, Urbina y Montes llenando las bases. El ponche a Jilton Calderón para el segundo out le proporcionó a Mora la oportunidad de colgar un cero significativo manteniendo la pizarra sin movimiento, pero falló en la búsqueda del batazo de Javier Robles, provocando un desvío que permitió la anotación de Vechionacci y la continuación de bases llenas. Cohete de Sevilla y hit de Frías impulsaron tres carreras y el Oriental quedó atrás 0-4 muy temprano.

Tal diferencia, aunque estimable, no tenía el peso de una lápida, pero el agregado de tres carreras en el tercero sacándole provecho a dos imparables, dos errores, un golpe, y dos batazos de sacrificio conectados por Juan Carlos Urbina y Jilton Calderón, sí. Ese 7-0 en el tercero era golpeador y necesitaba de una rápida reacción para evitar que el poco público saliera huyendo de las tribunas regresando a casa.

EL FLAQUEO DE MORRIS

El Oriental envió una señal de vida en el cierre del cuarto con una ofensiva de cuatro imparables contra el pitcheo de Will Morris, tan sereno y efectivo en las tres primeras entradas. Con un out, consecuencia de una de las tantas jugadas brillantes del short indio Vladimir Frías sobre batazo de Renato Morales, hits seguidos de Ofilio Castro y Raúl Reyes fabricaron la posibilidad de hacer algo. Morris eliminó a Juan Carlos Torres para el segundo out, pero hit de Oviedo llenó las bases, y otro de Moisés Flores produjo par de carreras para recortar 7-2 la diferencia.

Morris volvió a flaquear en el quinto, agradeciendo que un doble play lo sacó a flote, obviando dos hits, pero cuando abrió boleando a Reyes en el sexto, se decidió quitarle la pelota y entregarla a Junior Téllez, quien inició un excelente relevo de tres entradas, completado por Johnny Polanco en el noveno, para mantener amordazado el ataque de los tiburones, inutilizando a los últimos 12 bateadores.

SE VIO EL PITCHEO INDIO

El short Frías volvió a ofrecer un show con sus apariciones fantasmales, resorteo de acróbata y tiros precisos; Bergin, el cuarto bate que público y cronistas mantienen bajo la lupa, sigue siendo tragado por la zona de strike, y la victoria india no fue producto de los cambios en el line-up. Con tres errores, tres boletos y un golpe, el Oriental se hundió en dos entradas. El pitcheo indio tiene que ser considerado factor tranquilizante, ayer. Yo no sé mañana.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus