•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras le daba forma a este libro SOLO FIERAS, el sexto que elaboro en años consecutivos y noveno en mi trayectoria periodística, pensé que sería algo fácil. Se trataba de encadenar una serie de historias sobre grandes figuras del deporte, tanto nacional como internacional. Con todas ellas tuve la suerte y la inmensa satisfacción de coincidir en la mayoría de los casos, y en otros, investigar las huellas que dejaron trazadas. Pude disfrutar sus proezas mas allá de la pasión que cobija a todo fanático, para desembocar entre reflexiones y valoraciones, haciendo relatos -que a lo largo de 46 años en este trabajo- me han permitido levantarme galvanizado cada día, como si hubiera encontrado la fuente de la juventud que Ponce de León soñó hasta la desesperación.

¡Cuánta razón tiene Murphy! ¡Nada es tan fácil como parece! Mucho menos bucear entre folders y bolsas de materiales archivados durante tanto tiempo. Tomemos un ejemplo, solo uno: mis emociones alrededor del increíble Muhammad Ali, comenzaron en mi época de estudiante, desde que terminó con Liston en 1964, estremeciendo el planeta que era más tranquilo y menos caliente. Mis primeras crónicas fueron escritas en 1970, cuando él regresaba de un largo retiro forzado que amputó buena parte de su grandeza. Ordenar estos materiales incluyendo centenares de relatos propios y ajenos, traducciones, fotografías y recortes de revistas, me permitió enorgullecerme del archivo deportivo que he construido. Son el resultado de una enorme paciencia, dedicación, amor y pasión por lo que uno hace.

Un tour fantástico. Ali, Jordan, Babe Ruth, Alexis, Denis, Cayasso, Mickey Mantle, Pelé, Maradona, Rosendo, Ernesto, Pedro Selva y tantos otros. La gran intriga era: ¿Cómo sintetizar un máximo de cinco cuartillas la historia de cada uno de ellos? Pensé en un total de 40, pero cuando Rodolfo López -el diseñador- me informó que ya tenía 360 páginas y no había llegado a 30, decidí hacer recortes, una infame tarea. Sin brazos, la Venus de Milo es una obra maestra, pero cada una de estas historias, nunca lo sería. Una vez terminados los 30 relatos, consciente que siempre se puede hacer un mejor trabajo, confieso que no me sentí satisfecho. Espero que ustedes me entiendan mientras leen SOLO FIERAS, que estará circulando en los últimos días de Noviembre.Todavía quedan pendientes por lo menos un par de entregas más, que me aproximen a 100 superdotados inolvidables. Eso sí sería entregarles un tesoro de recuerdos.

Ojalá tenga vida y tiempo para lograrlo. Una buena forma de divertirse envejeciendo, aunque yo no sé mañana, sobre todo, cuando uno tiene 72 años.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus