•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Salió Austin Davis y murió el Bóer en Chinandega 5-0, en lo que fue otra noche triste en el campamento indio, tan sacudido por la desgracia.

Cierto, era muy temprano para considerar que Davis lograría concretar un trabajo monumental, pero durante tres entradas el pitcheo que estaba realizando el zurdo parecía demasiado bueno para ser cierto. Nueve outs consecutivos con seis por la vía del ponche, siempre adelante en el conteo y llevando a dos strikes a los tres bateadores, que evitaron quedar paralizados frente al plato. Dominio absoluto durante un abrazo 0-0 con el derecho José Piña, quien llegó a dibujar cuatro ceros atravesando algunos inconvenientes, sobre todo de control, cediendo tres bases y permitiendo un hit mientras ponchaba a cuatro sacando doce outs.

CORTE DE LUZ Y LLUVIA

En ese momento, un corte de luz obligó a suspender el juego con la amenaza de lluvia, tomando forma ocultando las estrellas y con la luna en fuga. El tiempo perdido enfrió el brazo de Davis, quien fue reemplazado por Fidencio Flores en el preciso momento en que la lluvia aparecía en escena como refuerzo insolicitado del  Chinandega. Nada que ver con el Flores que tan bien había estado luciendo en relevos previos. Un hit, un wild, dos bases, un golpe y otro cohete, mientras llovía y tronaba, dejó atrás al Bóer en la pizarra 3-0 en el cierre del cuarto.

La lluvia ofreció treguas y el juego continuó. En el sexto, boleto de Darrel Leiva a Wilson Batista abre otra posibilidad que el Chinandega aprovecha con doblete de Justo Rivas y una jugada en el plato que debió ser out, si Wiston Dávila no se pierde en la nada reclamando con la bola en mano, mientras el corredor que no había sido tocado, regresaba para entrar en contacto con el pentágono. Una jugada tonta con luz o sin luz que facilitó la ampliación del marcador 5-0, porque otro hit de Garth impulsó a Rivas.

EXCESO DE INUTILIDAD

Es terriblemente angustioso ver desvanecerse cada una de las opciones que se le presentan al Bóer consecuencia de una inutilidad para producir, pocas veces vista. Solo en dos ocasiones, durante los innings 8 y 9, los Indios consiguieron hacer avanzar corredores por esfuerzo propio. Antes, en seis oportunidades consecutivas, el bateo de la Tribu, limitado a cinco hits, había fracasado hasta en esa pequeña gestión.

Detrás de José Piña, los trabajos monticulares de Samuel Estrada, Wilton López y Wilbert Bucardo, este último entre dificultades, mantuvieron el cero que condenó a los Indios a sufrir su cuarto revés en un inicio de temporada rompecorazones para sus seguidores, tan acostumbrados al sufrimiento.

Esta noche, la Tribu recibe al Chinandega en lo que queda del Estadio Nacional Denis Martínez. En cambio, Gigantes de Rivas y Oriental de Granada se enfrentarán en la Gran Sultana, también desde las 6:00 p.m.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus