•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El volante James Rodríguez, recuperado de una lesión, se plantó ante Chile en la tercera fecha de la clasificatoria sudamericana para Rusia-2018 y le devolvió la vida a una moribunda Colombia, al anotar el tanto para un valioso 1-1 en Santiago ante el campeón de América.

Ausente en las dos primeras fechas del premundial por lesión, el regreso del 10 del Real Madrid se sintió. Le cambió la cara a una Colombia desanimada luego que en octubre cayó ante Uruguay 3-0 y venció a Perú en un sufrido partido 2-0 en la caribeña Barranquilla.

"¡Colombia mostró los dientes: 1-1!", celebró el diario El Tiempo, mientras que El Espectador destacó "¡Puntazo!", en sus páginas interiores. La emoción no era para menos: aquella tricolor sin gracia que sentía peligrar desde ya el sueño mundialista, resurgió de entre las cenizas frente a 'la Roja' de Alexis Sánchez (Arsenal, Reino Unido), Arturo Vidal (Bayern Munich, Alemania) y Claudio Bravo (FC Barcelona, España).

Pases acertados de la estrella cafetera en el medio campo, acompañados de un ataque rápido, con Luis Fernando Muriel (Sampdoria, Italia) y Jackson Martínez (Atlético de Madrid, España) acechando el arco rival, produjeron finalmente el gol de oro para empatar en el segundo tiempo, convertido por James, máximo goleador de Brasil-2014.

"Tenemos un jugador extraordinario, que maneja todas las actividades ofensivas (...), que tiene gol, pero también estuvo bien acompañado", dijo el argentino José Pekerman, técnico de Colombia, al finalizar el encuentro.

Ya el argentino Jorge Sampaoli, entrenador de Chile, había advertido del peligro que podía generar James. Luego del choque, elogió además el ataque colombiano.

Pekerman necesitaba "dos jugadores muy potentes arriba, entonces jugar con Teo (Teófilo Gutiérrez, Sporting de Lisboa) y (Carlos) Bacca (Milan, Italia) no era lo mismo que jugar con Jackson y Muriel, que saben jugar con espacios grandes. Fue un idea muy buena", afirmó.

Respiro para Pekerman

Presionado por la revelación del equipo en Brasil-2014, donde Colombia llegó a cuartos de final por primera vez en su historia, y cuestionado por los magros resultados logrados hasta el momento en las eliminatorias y en la pasada Copa América, Pekerman logró así un respiro.

"Colombia logró un empate gigantesco, un 1-1 fundamental contra el temible Chile en Santiago, para espantar las aves negras que hoy, curiosamente, amanecieron tricolores", afirmó en su columna de Deportes el editor de El Tiempo, Gabriel Meluk.

La intempestiva renuncia esta semana de Luis Bedoya, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), había puesto sobre el DT argentino un peso más para determinar su continuidad en el banco.

Bedoya, de 56 años y también miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, fue el artífice de la llegada de Pekerman al equipo cafetero, a comienzos de 2012.

La dimisión de Bedoya generó un mar de dudas sobre su repercusión en la continuidad del DT argentino, que tiene contrato con la selección colombiana hasta 2018.

Ahora falta que Pekerman, aún ávido de buenos resultados, logre un importante triunfo en Barranquilla (norte) ante la subcampeona mundial, Argentina, el próximo martes.

La albiceleste enfrenta este viernes a Brasil sin Lionel Messi (FC Barcelona, España), Sergio Agüero (Manchester City, Reino Unido) ni Carlos Tévez (Boca Juniors, Argentina), y seguirá sin ellos ante Colombia, necesitada de puntos también por haber conseguido únicamente uno en las dos primeras fechas de las eliminatorias.

La clasificatoria sudamericana otorga cuatro boletos directos a Rusia-2018 y al quinto la posibilidad de una repesca con el ganador de Oceanía.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus