•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Estaban buscando alguien que llamara la atención y obligara a los reflectores a seguir sus huellas en el arranque ensombrecido de esta Liga Profesional? ¡Ahí lo tienen! Es el zurdo de la Tribu Alvin Davis, de 22 años, perteneciente a los Filis de Filadelfia, con balance de 5-6 y 3.76 en Clase A baja, lanzando para el Lakewood.

Los atacantes, cuando lo enfrentan, creen encontrarse inutilizados en la puerta del infierno, tiesos como un palo, con los huesos sudando, no en el cajón de bateo, amenazantes. Con un pitcheo de solo tres hits y diez ponches en siete entradas, Davis, respaldado por un temprano hit impulsador de David Bergin dentro del cuadro en el episodio inicial, fue el factor de seguridad en la victoria del Bóer por 1-0 sobre el Chinandega.

Después de cuatro triunfos consecutivos, todos complicados, dos de ellos perdiendo ventajas de dos carreras a última hora, el Bóer ha saltado al primer lugar con 6-4, un juego de ventaja sobre Oriental y Rivas con 5-5, mientras los Tigres se deslizan al último lugar registrando 4-6, a dos juegos.

Cifras que impresionan

La noche del miércoles, en Chinandega, Davis estuvo espeluznante ponchando a seis en tres entradas y colocando en dos strikes a los otros tres bateadores, antes que un corte de energía lo obligara a guardar su escopeta humeante. El zurdo, que el 4 de noviembre trabajó siete innings frente al Oriental ponchando a siete, siendo sacudido por un jonrón solitario de Raúl Reyes, regresó ayer a la trinchera para dibujar siete ceros derritiendo los bates enemigos con sus diez cápsulas paralizantes.

Ese total de 23 ponches en 17 innings certifica lo mortificante de su pitcheo y la utilidad que está proporcionando su brazo. Ver a Davis en la colina se está convirtiendo en una atracción, como lo fue en la etapa de la primera Profesional ver a Dick Scott, Jack Kralic, José Ramón López, Grant Jackson, Minervino Rojas, Silverio Pérez, y tantos otros que garantizaban espectacularidad al público y grandes notas al periodismo con sus actuaciones.

Bergin, estirándose

Para el hasta hace poco atormentado David Bergin fue su cuarto juego con batazo decisivo, ponchándose en su último turno al bate, en tanto el infield indio, sin realizar jugadas abre-bocas, pero resolviendo con prontitud y precisión, sobre todo en momentos de apremio, llegó a 21 doble plays en 10 juegos, sin duda un alarde de simplificación. 

Con este relanzamiento, la recuperación de Bergin, el accionar defensivo de Frías en el short, el pitcheo de Davis, la agitación de Arnol Rizo, el aporte de Sandor Guido, y el salto al liderato del equipo, la pregunta es si el público indio se acercará a las ventanillas de boletos para volver a agitar las tribunas. Claro, será necesario hacer una revisión del costo de los boletos, porque como podría decir un filósofo parlamentario, los ingresos están enanos y no hay mucho que escarbar en los bolsillos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus