Pablo Fletes
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tremendo impacto provocó el desvanecimiento del peleador David Acevedo (23 años), quien hasta anoche se encontraba hospitalizado y quizás con pocas probabilidades de vida.

Al “Terry” Acevedo lo tuvieron que operar, y solo un milagro podría sacarlo del estado en el que se encuentra, luego de la derrota del sábado ante Nelson Altamirano. Pero los milagros existen y ojalá que David pueda superar este percance, que realmente es poco común en el boxeo nicaragüense.

Desde hace un par de décadas que doy cobertura al boxeo profesional, he visto muy pocos casos en Nicaragua. Quizás en par de ocasiones hemos visto a los paramédicos asistiendo a los peleadores, pero son casos muy esporádicos.

A nivel internacional ocurren estos casos. Muertes o colapsos, como el que sufrió hace un mes el puertorriqueño Prichard Colón, quien aún está en estado de coma después de su derrota ante Terrell Williams, en Virginia, Estados Unidos.

Aunque su esquina tenía la obligación de parar el combate, no creo que sea necesario tratar de encontrar culpables alrededor de este percance.

Al igual que ocurre en México, Estados Unidos, Japón o cualquier otro país del mundo, el chequeo médico de la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional es relativamente básico. Los médicos examinan el estado físico del peleador, pero nadie obliga a hacer exámenes ultra especializados.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus