•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Como lección queda nada más para boxeadores, entrenadores, apoderados, promotores y la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional (Conibop) el lamentable caso que está atravesando el joven boxeador David “El Terry” Acevedo y sus familiares.

Pedro Márquez, entrenador de Acevedo, se siente triste y preocupado por la situación en la que se encuentra su pupilo. Sin embargo, niega que “Terry” haya bajado 10 libras en un día para dar el peso, como se ha afirmado, e incluso el día de la pelea contra Nelson Altamirano insistió en parar el combate en el quinto asalto.

“Es lamentable lo que está sucediendo con David Acevedo, pero el día del pesaje llegó en 148 libras y no podía bajar más. Le dije que pagara la multa, pero su papá (David Acevedo) dijo que lo haría bajar”, comentó Márquez.

“El día de la pelea (sábado) tuve las intenciones de parar el combate, porque lo vi sin fuerzas en el quinto round, y se le preguntó cómo se sentía, y dijo que bien y que podía noquear, y su papá lo dejó que continuara”, aseguró Márquez, quien no negó que en el combate ante Junior Ramírez (26 de septiembre) sí bajó seis libras para marcar la categoría.

Abuso de furosemida

El exboxeador amateur y ahora entrenador Marlon Amador, aseguró que todo tiene su proceso en los entrenamientos y a veces la inexperiencia del séquito y del mismo árbitro cobran caro, pero tampoco es buscar culpables, sino que los años ayudan mucho en este rudo deporte y los nuevos púgiles deben tomar conciencia.

“La promotora no tiene culpa. Es responsabilidad del mismo boxeador cuidarse y del entrenador estar atento. Sin embargo, a veces uno no se da cuenta de lo que hacen los boxeadores una vez que salen del gimnasio. Mis peleadores si fallan constantemente, llamo al promotor Marcelo Sánchez y le digo que no están apto para pelear”, aseguró Amador, quien se refirió a que peleadores jóvenes que abusan en el uso de furosemida, un diurético que ocasiona deshidratación, insuficiencia cardíaca, entre otros problemas. 

Tal es el caso de su pupilo Aaron Juárez, quien dijo que consumió cuatro píldoras de furosemida para bajar de peso un día antes de subir a la báscula en una pelea programada hace seis meses.

“Ese día entrenamos bien, y cuando lo llamo al siguiente día, su mamá llorando me dijo que estaba hospitalizado. A veces los boxeadores hacen cosas que los entrenadores no  nos damos cuenta. También se les da para la vitamina y lo ocupan para otras cosas”, aseguró Amador.

Juárez recordó que “ese día andaba con cinco libras de más y otro boxeador me recomendó que me tomara esa pastilla. Ese día me tomé cuatro por la tarde, y al día siguiente me levanté tembloroso, me sentía mal, no podía pararme. Eso no lo vuelvo hacer, aprendí la lección”.

¿Se desvaneció antes?

EL NUEVO DIARIO visitó el gimnasio del mercado Roberto Huembes y algunos peleadores y adiestradores manifestaron que el púgil se desvaneció en un entrenamiento días antes de la pelea y su esquina lo pasó inadvertido. Aunque también Márquez negó esa aseveración.

Amador agregó que es necesario que la Conibop exija un verdadero chequeo médico, previo a una pelea. Y sus aseveraciones tienen fundamento, porque en cada pesaje el doctor en turno solo realiza las revisiones básicas.

“Esto que sirva de lección a todos. La Comisión debe ser rígida en este aspecto. Aquí no piden tomografía, un encefalograma, etc. Deberían de pedirlo cada seis meses al menos, y ese gasto corre a cuenta de los apoderados o promotores. En Inglaterra a Marcelo Sánchez (promotor) le exigieron pagar 750 dólares, pero aquí no sé si estarán dispuesto a pagar por cada boxeador, o al menos por algunos”, finalizó Amador.

Sigue sin mostrar mejoría

ERNESTO GARCÍA

Cuatro días después de haber ingresado en estado de coma a un hospital privado de la capital, el boxeador David Acevedo Rivas permanece sin presentar signos de mejoría, confirmó su hermano, el también pugilista Yamil Acevedo.

“Mi hermano sigue grave y el encefalograma confirmó que tiene muerte cerebral, porque la cuarta parte del cerebro está muerta”, confirmó Yamil , agregando que ellos como familia confían en un milagro. 

David Acevedo Ocón, padre del boxeador que permanece en estado grave, expresó que su hijo dio signo de mejoría la mañana del martes “porque reconoció la voz de nosotros (sus familiares) cuando le hablamos”, aseguró.

El padre del boxeador también agradeció el apoyo que han recibido de Rosendo Álvarez para enfrentar la emergencia surgida con su hijo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus