•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El cuerpo médico del Barcelona ha trabajado a destajo para habilitar el ligamento colateral interno de la rodilla izquierda de Leo Messi que, sanado, forma ya parte de la rutina del plantel de Luis Enrique que encara un clásico en el que suele compartir foco con Cristiano Ronaldo, ahora presa de sus propias dudas.

Messi y Cristiano Ronaldo son el epicentro previo de cada envite entre madridistas y azulgranas. El efecto que despiden adereza la repercusión de un enfrentamiento plagado de ingredientes. Aglutinan su propio desafío, individual, al margen del que genera la medición de fuerzas de dos gigantescos transatlánticos.

Dos meses atrás el argentino quedó excluido de la competencia. Una lesión en los primeros minutos ante el Las Palmas le arrinconó en la enfermería. En manos de los médicos, de los fisioterapeutas y al amparo de unos plazos que parece haber cumplido ya. Fijó el argentino la cita del Bernabéu como el momento de vuelta. Y así da la sensación de que será.

Leo Messi se ha entrenado con normalidad y la dolencia es recuerdo. Al margen de las secuelas de la inactividad, el efecto que provoca su sola presencia en el césped es un punto a tener en cuenta. Para el rival, por el carácter intimidatorio, y el estimulante para su propio equipo.

La estrella argentina apunta a su decimonoveno clásico liguero

Messi se bajó del tren de la Liga en marcha con seis partidos en sus botas y tres goles. Los rivales se frotaron las manos ante el anuncio de baja de La Pulga. Pero sus compañeros se han encargado de no acusar su ausencia. En contra de lo pensado, el Barcelona irá al Bernabéu como líder, con tres puntos de ventaja sobre su rival y con Leo como gran reclamo.

El astro azulgrana apunta a su decimonoveno clásico liguero. En ellos ha conseguido diez victorias y tres empates. Solo ha cosechado cinco derrotas. Acumula catorce goles ligueros al Real Madrid, tres de ellos desde los once metros.

No hay tratamiento científico alguno para Cristiano Ronaldo. Algo sucede alrededor del portugués, presa de una aparente depresión, de sospechas de insatisfacción. De una languidez sin disimulo.

La desconexión de Cristiano es evidente. Ocurre en el césped, donde no termina de asimilar su nueva condición, la de delantero puro. Donde acusa la ausencia de socios como Karim Benzema. Donde se encuentra aislado, sometido por su propia obsesión. Por la batalla consigo mismo.

Pero sucede también al margen de la competición. Pasa de largo el portugués sobre los rumores acerca de su futuro. Se deja querer Ronaldo ante la pretensión pública de postores. Procedentes de la Premier y del fútbol francés. No da sosiego a sus fieles el portugués, centrado en las últimas horas en actos públicos diversos y en promocionar una película sobre su vida que ya está en los cines.

Dudan del astro luso Ronaldo en este partido

No disipa cotilleos y alarga la duda el máximo goleador del Real Madrid que arrastra uno de los comienzos de curso más grises que se le recuerdan. A pesar del disimulo que ofrecen sus números, todavía solventes, el astro luso ha dado síntomas de dimisión en momentos importantes. Cuando su equipo más le necesitaba.

Apenas hubo noticias de Cristiano en compromisos como el del Vicente Calderón contra el Atlético Madrid o el del Sánchez Pizjuán, frente el Sevilla, donde el Real Madrid encajó su primer revés de la temporada.

Los cinco goles que anotó en el estadio del Espanyol mantienen vivas sus estadísticas. Cristiano alcanza el clásico con ocho goles en los doce partidos que ha jugado. Tres menos que el brasileño Neymar y uno por debajo que el uruguayo Luis Suárez. Después de dos meses de ausencia por lesión, su ventaja sobre Messi es de solo tres tantos.

Este sábado se espera encuentro en el Santiago Bernabeu

A la terna se enfrentará el próximo sábado, en el estadio Santiago Bernabeu. La afición blanca le espera.

Será el decimotercer Clásico para Cristiano. En los doce anteriores, el goleador solo cuenta con tres victorias. Logró dos empates y acumuló siete derrotas. Siete han sido los goles que Ronaldo ha hecho al Barcelona. Tres de ellos de penalti.

La actitud del astro blanco provoca recelo. Los gestos recientes del portugués plantean si el del sábado será el último clásico de Ronaldo en el Bernabeu. Solo la actitud, el triunfo y los goles pueden enterrar los murmullos de un entorno desconfiado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus