•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En las teorizaciones que rodean la mediocridad imperante en el boxeo actual pese a ciertas excepciones, el duelo de hoy entre Miguel Cotto y “Canelo” Álvarez luce lo suficientemente intrigante para atrapar la atención de una desesperada mayoría de aficionados, decepcionada de casi todo lo que ha visto pasar frente a sus narices en los tiempos recientes, incluyendo la megapromocionada Pacquiao-Mayweather. Ojalá que sobre la lona, esta pelea llegue a ser algo más.

Varios analistas internacionales, con experiencia y sabiduría, van más allá, considerando que será una pelea épica. Ojalá, porque tal posibilidad solo puede ser posible si la furia del “Canelo” alcanza su punto de ebullición, impulsado por la juventud y la ansiedad de provocar un verdadero impacto, y Cotto demuestra que más allá del paso del tiempo, dispone de la energía necesaria para manejar con eficacia su catálogo de habilidades. 

Un factor clave

La diferencia de 10 años (35-25) y el fuego que almacena Álvarez son lo que más incide al colocarlo como favorito. Cuando Leonard y Hearns se entregaron a una pelea épica en 1981, tenían 25 y 23 años, es decir, eran atletas en plenitud tratando de comerse el mundo; y cuando Leonard regresó retando temerariamente a Marvin Hagler, en pelea brava de fallo todavía sometido a discusión, “Sugar” había cumplido 31 y Hagler 33, bastante cercanos. 

Habitualmente, estas diferencias drásticas son mortales. En 1951, Rocky Marciano destrozó a Joe Louis con una diferencia de nueve años. A los 37 años, el gran Louis, de intensa actividad en su prolongada carrera, descubrió que no podía más y dobló su rey en el tablero. Precisamente esa diferencia es la que hace temer que muchos de los cálculos sobre las mejores opciones de Cotto se debiliten.

Otro Cotto y otro "Canelo"

No se puede tomar como medida, cómo lucieron Cotto y Canelo contra Floyd Mayweather, porque esos momentos quedaron atrás, desvanecidos como referencia para una valoración actual. Ni aquel Cotto que exigió a Mayweather existe, ni este “Canelo” es el mismo que fue borrado del ring por Floyd. Saber que tan próximos están el uno del otro en este momento, considerando el desgaste del uno y el crecimiento del otro, es un buen tema de discusión, encasillado en lo subjetivo, parte de lo intrigante a ser despejado esta noche.

¿Qué utilidad puede proporcionarle Cotto a lo que queda de sus mejores recursos, con el aditivo de su mayor experiencia, frente a un toro que rasca la arena, listo para estar embistiendo constantemente? ¿Podrá Cotto moverse con la agilidad que, combinada con el manejo de su golpeo, lo hizo ser temido? ¿Qué tan letal será “Canelo” cuando lleve al rival contra las sogas, confiando en cerrarle las salidas? ¿Cómo evitar el agobio que puede provocar Álvarez atacando con intensidad y la necesaria precisión a un enemigo sin las piernas de antes?

Es este oleaje de intrigas lo que multiplica el interés en la pelea de hoy, que ojalá, sea épica.

  • 44 victorias (33 nocauts) y 4 derrotas es el récord de Miguel Cotto, mientras Saúl Álvarez tiene 45 triunfos (32 nocauts) con un descalabro.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus