•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con los temas musicales “Jefe de Jefes”, de los Tigres de Norte y “Ya no llores por mí”, del dúo cristiano Tercer Cielo, familiares, amigos, vecinos y boxeadores le dieron ayer el último adiós o el hasta siempre al boxeador David “El Terry” Acevedo, quien descansa en el cementerio Periférico, de Managua, donde el dolor invadía a todos por la pérdida del joven.

Desde la entrada al camposanto se notó el aprecio que este joven se ganó en vida, cuando una serie de amigos en motos sonaron sus pitos en su honor en la entrada y comenzó el recorrido a su último adiós. Se desataron las lágrimas de los presentes, muchos aún incrédulos por el sensible fallecimiento de un joven que tenía una vida por delante, a sus 23 años de edad.

El pastor de la iglesia de Dios Vientos Recio presidió las honras fúnebres, pidió un momento de silencio para el joven y leyó algunos versículos de la Biblia, mientras Betty, mamá de David y su novia no aceptaban la partida de su ser querido.

María Eugenia Acevedo, hermana de David Acevedo padre, dirigió unas palabras de fortaleza a la familia y agradeció a todos por el apoyo hasta el último momento. “Alex (David) siempre tuvo una sonrisa alegre. Varias veces le llamé la atención y nunca me respondió mal, porque era un joven que respetaba a sus mayores, conocía del amor de Dios y se le inculcó muchos valores morales y principios cristianos.

Te nos adelantaste, Alex”, dijo con mucha fortaleza en sus palabras María, tía del joven Acevedo.

Amigos, excompañeros de trabajo y sobre todo boxeadores, que libraron batallas ante “El Terry” sobre el ring, en su momento no podían creerlo, pensaba que era una pesadilla lo que estaban viviendo.

Junior Ramírez, pugilista que se midió en la penúltima presentación contra “El Terry” expresó su tristeza, por quien fuese su compañero de equipo en uno de tantos Campeonatos Infantiles de Boxeo Futuras Promesas.

“No lo puedo creer, me siento triste porque crecimos juntos y hoy (ayer) lo estoy enterrando. David era un joven alegre y humilde. La verdad me siento triste por esto”, aseguró Ramírez, quien agregó que siempre recordará a David y mantendrá ese aprecio hacia la familia del joven pugilista fallecido.

En tanto, el también pugilista Henry Maldonado acompañó a la familia y aunque en su interior se sentía con tristeza, aseguró que es un gran dolor para la familia del boxeo nicaragüense y el deporte nacional en sí.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus