•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sábado en Düsseldorf, Alemania, el inglés Tyson Fury le dio un nuevo respiro a la división de los pesos completos.

Derrotó por decisión unánime al ucraniano Wladimir Klitschko, para conquistar los títulos de Supercampeón de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y campeón de la Organización y la Federación Internaiconal de Boxeo (OMB y FIB, respectivamente).

“Es el principio de una nueva era. Seré el campeón más carismático desde Mohammed Ali”, dijo Fury poco después de su triunfo sobre Wladimir.

Ciertamente, el triunfo es revitalizante para los pesos completos, porque Fury sin hacer un boxeo brillante, muchos menos deslumbrante, acabó con el largo reinado de Klitschko --invicto desde el 2006--, quien siempre ha sido criticado por su boxeo robotizado, simple, de fuerte jab y derecha potente que tumbaba a cuanto rival se encontraba.

Pero Fury le puso sabor al caldo, con una presentación inteligente, boxeando, moviéndose  y saliendo de la zona de ataque de su robotizado rival.

Sin necesidad de tener la potencia de Mike Tyson, el boxeo de Muhammad Ali o la fiereza de George Foreman, este Fury acabó con un largo reinado de 19 victorias seguidas en combates de título mundial de peso pesado.

El tiempo, implacableTyson Fury. AFP / END

El sábado, Klitschko terminó abollado. Heridas en las cejas, pero sobre todo herido en su orgullo de sólido campeón, que se vio inutilizado ante un rival un poco más alto que él (Klitschko 1.98 metros, Fury 2.06 metros), con una enorme extensión de brazos y sin el temor natural de muchos de sus “pequeños” rivales que ha enfrentando a lo largo de su carrera.

Pero es un hecho que el tiempo pasa factura. Y a punto de cumplir 40 años, Wladimir claudicó ante un rival de apenas 27 años, que peleó sobre todo sin temor y con mucha inteligencia para imponerse en este interesante duelo.

Más allá de los compromisos que tiene Fury con el Team Klitschko, en el caso de las opciones que se firman para algunos combates, Fury llega para revatilizar los pesos completos, algo que también está haciendo el estadounidense Deontay Wilder como campeón peso completo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Obviamente, muchos querrán ver ese duelo de Fury con Wilder, o alguna revancha de Fury con Klitschko. Pero esta división de mastodontes, podría generar espectáculos interesantes, atractivos, que provoquen las pasiones de otras épocas.

Buenos exponentes

El sábado, más de 40 mil aficionados presenciaron el combate de Klitschko con Fury en la rena Esprit de Alemania. 

No es cierto que la división esté de capa caída. Hay público para todos, pero con este eventual cambio de estafeta como campeón del mundo, el atractivo debe crecer porque además de Wilder y Fury, existen peleadores como el inglés Anthony Joshua, dueño de un poder descomunal, que pronto debe estar disputando títulos mundiales.

Joshua (14-0, 14 nocauts), el cubano Luis Ortiz, el ruso Alexander Povetkin, Ruslan Chagaev, el ahora excampeón Bermaine Stiverne, Kubrat Pulev, entre otros, son peleadores que seguramente darán mucho de que hablar ahora que podría salir de escena el gigante Klitschko.

  • 25 victorias sin derrotas y 18 nocauts es el récord del inglés Tyson Fury, el nuevo campeón mundial peso pesado de la Asociación, la Organización y la Federación Internacional de Boxeo.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus