•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Edward Urroz, director técnico de la UNAN–Managua, no es simplemente un estratega más, sino un hombre con amplia trayectoria en el futbol nicaragüense.

Empezó a jugar desde que cumplió ocho años en las ligas infantiles, pasó a las juveniles y siguió quemando etapas hasta llegar a Primera División. 

“Debuté con el Diriangén en 1983, gané seis campeonatos nacionales con ellos y luego con Juventus. Con la UNAN  gané  dos campeonatos consecutivos 95-96 y uno más con el Walter Ferretti”, recuerda sobre sus años como jugador.

Asimismo, dijo que varios años fue seleccionado nacional y que se retiró en el año 2000 con el Diriangén.

Urroz era mediocampista armador y como técnico comenzó en el Diriangén. “Empecé a apoyar el futbol femenino sin retirarme, con las muchachas ganamos tres campeonatos consecutivos”, recordó Urroz.

Luego fue “DT” de selecciones nacionales femeninas de todas las categorías y en 2007 “clasificamos con la sub 19 para el Premundial de México, en Puebla, y la preolímpica de ese mismo año fue a segunda ronda en Costa Rica”. “Fui asistente técnico del Diriangén con Mauricio Cruz y  en 2005 ganamos el último campeonato nacional que tienen los Caciques, luego fui técnico del Masatepe en un torneo, fui asistente de selecciones sub 17, sub 20, sub 23 y mayor de Nicaragua.  Asistí a Florencio Leiva, Mauricio Battistini y a Otoniel Olivas en la Copa Oro”, refirió.

Salto de calidad

Urroz es el director técnico de la UNAN-Managua hoy en día, un equipo al que llegó luego de la Copa Oro y estuvo cinco años con ese combinado en Segunda División, hasta que ascendieron a Primera como campeones y ahora ha estado los dos años que lleva en la máxima categoría del balompié nacional, con la salvedad de que lo habían separado del cuerpo técnico y se lo entregaron a un colombiano que los llevó al repechaje, en ese momento Urroz volvió y logró sacarlos de la zona de peligro.

Finalmente dijo que el éxito alcanzado en el torneo de Apertura es porque lograron un consenso entre miembros del cuerpo técnico y directivos para captar a los jugadores idóneos y necesarios.

“Lo más importante es el trabajo unidos. Cuando un equipo es de jugadores nuevos es difícil armonizar, pero se logró compactarlo y ha sido el fundamento principal. Lograr armonía en el camerino es la clave, nos sentimos en familia trabajando todos juntos”, concluyó.

Este domingo, Urroz enfrentará a su exequipo y buscará negarle al Diriangén el título que no ha logrado conseguir desde que él salió de esa institución deportiva.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus