•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La frustración, desdicha e inseguridad terminaron para Leonardo “Chimy” Morales. El muchacho de la cresta roja destruyó al mexicano Gilberto Aguilar la noche del sábado en el octágono ubicado en el parqueo de El Chamán, regresando a la senda del triunfo, esa que perdió hace medio año y lo obligó a tomarse un tiempo para reinventarse, corrigiendo defectos.

El sábado Morales dio un monólogo ante un rival que ciertamente no ofreció demasiada resistencia. Es difícil sacar varias conclusiones sobre si avanzó o no en su mecánica de combate cuando el contrario tiene un exceso de corazón, pero pocos argumentos de batalla, convirtiéndose en un náufrago a la deriva, soportando los embates, hasta morir.

Ya se conoce que Leonardo es un gran peleador si no es sometido al piso. Para ser un peleador de artes marciales mixtas (AMM) tiene un excelente boxeo, pega fuerte, sabe manejar la distancia, ejecutando combinaciones de puños y patadas en todas las zonas del rival. Morales volvió a mostrarse imperial en el intercambio de metralla, destrozó la pierna izquierda del azteca, quien se fue renqueando a su país debido a tanto castigo. 

Convenció

¿Qué conclusiones se puede sacar de un triunfo cómodo? Lo primero es que Leonardo necesitaba una victoria revitalizadora que recargara su confianza y sobre todo convincente, misión cumplida en ese sentido. El segundo punto positivo fue ver a un Leonardo más maduro, sin desbordarse inmediatamente, manteniendo la calma y ejecutando su arsenal en los momentos precisos, algo que provocó un desgaste menor para él.

¿Qué faltó por ver? Era necesario ver a Morales siendo sometido en el piso, pero no ocurrió y eso no es su culpa. El nica es grandioso en el striker, pero es en la lona donde ha mostrado deficiencias y por allí han venido sus derrotas más resonantes. Esa tarea queda pendiente, no se puede valorar si mejoró o no cuando no se vio exigido en ese aspecto.

Terminado el combate, el nica no pudo evitar que sus ojos sollozaran. Su orgullo herido a causa de sus caídas en meses anteriores lo habían estremecido emocionalmente. Triunfó el sábado, dejó una excelente impresión, ahora habrá que esperar lo que viene en su camino el próximo año. El sueño de volver y establecerse en la UFC todavía sigue vivo.

Pierde Soto

En la pelea semiestelar, Cristian “Robocop” Soto perdió ante el costarricense Daniel Bustos Araya. Tras dos rounds intensos en los que el nica sacó la peor parte, en el tercero decidió no continuar. Por su parte, Erick Sosa venció a Walmor Fuentes por sumisión y Rudy Orue derrotó a José Hernández por la misma vía. 

  • 5 victorias y 2 derrotas es el récord de Leonardo “Chimy” Morales en artes marciales mixtas.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus