•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sin buscar excusas a su derrota el sábado, el boxeador capitalino José “El Danto” Pérez aduce que hubo un momento de desconcentración, previo a la primera de dos caídas en el segundo asalto ante los bombazos de Dixon “La Esperancita” Flores (12-3-2, 4 nocauts), vencedor del duelo semiestelar de la velada que organizó la promotora Pinolero Boxing en el gimnasio Multiusos del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), Managua.

El “Danto” Pérez (16-1, 13 nocauts) cree que otra hubiera sido la historia, si no ha sido porque se dobló uno de sus dos tobillos que le causó dolor y cuando sintió los impactos en su rostro, que lo hicieron visitar la lona en la segunda vuelta, donde terminó la reyerta.

“No pongo pretextos a mi derrota, pero en el transcurso de la pelea me doblé el tobillo y me desconcentré y cuando sentí fue el primer impacto. Me conectó bien, pero fue más fuerte el dolor del tobillo que el conectado por mi oponente. El dolor me desestabilizó y no pude seguir peleando a como quería”, expresó Pérez.

Pérez es el que tenía más poder en sus nudillos por la cantidad de anestesiados que tenía a su cuenta, en cambio Dixon no tenía esa dinamita con la que al final terminó sorprendiendo su victoria por la manera de acabar con la reyerta.

El “Danto” expresa que su carrera continuará y esa derrota no lo estancará y una vez recuperado de su tobillo pedirá la revancha directa ante su primer victimario en el boxeo rentado.  

Tomará su tiempo

“Me tomará unos dos meses recuperarme del tobillo porque está inflamado. Regresaré a pelear hasta estar bien para pedir la revancha directa con Dixon y demostrarle al verdadero Danto Pérez. Gracias a Dios he venido sumando éxitos y una derrota no me estancará, por el contrario seguiré adelante con el apoyo de las personas que confían en mí”, mencionó el  joven de 20 años de edad.

José Pérez asegura que para la pelea del sábado iba confiado en su preparación e inteligencia, pero recalcó que esa torcedura en su tobillo le jugó una mala pasada.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus