•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La pérdida de Zack Greinke, duele y abre una herida, pero los Dodgers de Los Ángeles se han movilizado rápido capturando al abridor derecho de perfil discreto y llamativa utilidad Hisashi Iwakuma, y al relevista zurdo, aparente pariente de marcianos, el lanza meteoros Aroldis Chapman, capaz de atravesar una pared de concreto con sus disparos zumbando a más de 100 millas.

El Greinke recientemente visto con 19 triunfos, 1.66 en carreras limpias y segundo en la votación por el Cy Young de la Liga Nacional, parece muy grande frente a cualquiera de ellos, pero al revisar el producto de una suma de esfuerzos por parte de ambos, se admite la comparación. Se trata de un viable ganador de 13 o 14 juegos como abridor y un cerrador con posibles 40 salvamentos, que contará con la complicidad de otro rematador altamente calificado como lo es el derecho Kenley Jansen.

Revisen antecedentes

Antes de levantarse el telón en la temporada del 2015, los Dodgers, ganadores de la División Oeste en el viejo circuito con 94 victorias y 6 juegos de ventaja sobre los Gigantes de San Francisco, perdieron a sus abridores 3, 4 y 5, como lo fueron Hyun Jin Ryu, Dan Haren y Josh Beckett. Ellos sobrevivieron y con 92 triunfos, es decir dos menos, volvieron a ganar la división con ocho juegos de ventaja sobre San Francisco, es decir dos más. 

El uno-dos Kershaw-Greinke (16 y 19 victorias) fue determinante con Brett Anderson agregando 10. Igual que en el 2014, el rematador Kenley Jensen fue de gran utilidad en el 2015 con 36 rescates, ocho menos que los 44 registrados el año anterior. 

Iwakuma no es una aproximación del último Greinke, pero Kershaw puede agregar a sus 16 triunfos los seis más que le harán falta al japonés, en tanto, Chapman formará junto con Jensen una combinación mortífera para los cierres de juego, incluso hasta por más de dos entradas. Como en el 2015, Anderson, Bolsinger y Wood deberán ofrecer un aporte similar o mejor, de acuerdo con el proceso evolutivo por el que se supone deben atravesar.

Dos matadores

Que los Gigantes no consiguieran a Greinke, fue estupendo para los Dodgers, sin subestimar a los Cascabeles que intentan crecer como amenaza, pero recordándoles como los Nacionales con Max Scherzer incorporado, en lugar de avanzar hacia las 100 victorias, retrocedieron y fueron eliminados de la postemporada. Cierto, nada está escrito mucho menos en el beisbol, pero los Dodgers aún sin Greinke se sienten con vida para ganar su zona y regresar a la postemporada.

Pienso que de asegurar el aterrizaje de Chapman, los Dodgers no deben siquiera someter a consideración, negociar a Jensen. Aquellos Atléticos que juntaron a Darold Knowels y Rollie Fingers, usándolos 13 veces como relevistas en una Serie Mundial que ganaron, demostraron la enorme utilidad de contar con dos “matadores”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus