•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Juan Barrera y Eulises Pavón le pusieron brillo con sus tantos de destacable fabricación a una goleada monumental 5-0 sobre Cuba, que adorna desde lo alto el elegante proceso de la Azul y Blanco en un tramo de once meses, desde que Henry Duarte, el principal motivador, se hizo cargo del grupo.

La excelente forma de los jugadores propicia un ambiente de estabilidad y contundencia. El estado de gracia del seleccionado nacional favorece todo, los titulares abren el camino, los cambios marcan diferencia y hasta las variantes obligadas tienen marca de garantía.

Mañana, la Azul y Blanco jugará por segunda ocasión contra los cubanos, esta vez en el estadio Independencia de Estelí (7:00 pm). La mentalidad, según ambientó Duarte, no es diferente que antes del primer encuentro, buscar otra victoria y si es posible decorarla con goleada, bienvenida sea. Todos tienen hambre de triunfo, están contagiados de optimismo y el grado de inspiración excede lo común.

A modo de frase cliché, el “Iluminado” Barrera, figura destacada del equipo pinolero, recuerda que “un partido no se parece a otro”, pero está consciente de que tienen las herramientas necesarias para dar la estocada final, ante una selección cubana que se ubica en el puesto 91 del ranking de la FIFA, uno por encima de los nicas (92).  

“Es increíble la evolución que hemos tenido; esto es resultado del trabajo, la dedicación y el amor por la patria. El partido contra Cuba lo jugaremos con la misma intensidad que el primero. Obviamente ningún partido es igual a otro y ellos van a salir a proponer, pero nosotros somos locales y tenemos que hacernos sentir en casa”, manifestó Barrera.

Piensan en Costa Rica

Aunque la próxima asignatura es vencer a Cuba, el estratega costarricense no pierde de vista el encuentro del próximo martes contra la selección de su país natal. Precisamente, consciente que debe administrar sus piezas para los partidos de mañana y el martes, Duarte hará algunas variantes respecto al primer juego contra los isleños, algunas obligatorias y otras tácticas.

“En este momento no podemos dormirnos. Debemos asumir cada partido con seriedad, pero también debemos saber qué hacer dependiendo de las circunstancias y sin menospreciar a Cuba jugaremos con una buena base de la selección, pero dejaremos algunas reservas, sobre todo, aquellos jugadores que vienen de salir de lesiones para asumir el juego ante Costa Rica con todos nuestros elementos en forma”, aseveró el técnico.

Aunque no ambientó abiertamente cuáles serían las variantes, durante la práctica vespertina de este miércoles se pudo ver a Elvis Pinell haciendo trabajo diferenciado, producto de un golpe que sufrió en la rodilla izquierda. Luis Fernando Copete entrenó con intensidad intermedia, igual que Jason Casco, aunque este último mostró buenas señales y podría sumar bastantes minutos.

“El partido contra Costa Rica es un reto enorme. Es una sensación rara la que siento, por una parte se trata del equipo de mi país, pero mis intereses están a favor de Nicaragua. Siempre he creído que la selección costarricense es una de las mejores del mundo, pero de un tiempo para acá siento que la de Nicaragua está para competir contra cualquiera y eso incluye a Costa Rica. Por eso vamos con el objetivo de hacer nuestro mejor partido”, dijo Duarte.

El desafío contra los ticos marca significativamente al estrega Duarte y no es para menos. A diferencia de otras ocasiones, en las que Nicaragua ha enfrentado selecciones ticas totalmente alternativas, está vez la historia será distinta.

Según informó la Federación de Costa Rica, la convocatoria de Óscar Ramírez incluye a jugadores que militan en el extranjero: Jordan Smith (Vancouver Whitecaps), Kendall Waston (Vancouver Whitecaps), Bismark Acosta (IK Start, Noruega), Michael Barrantes (Shanghai Shenxin F.C., China) y Roy Miller.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus