•  |
  •  |
  • Edición Impresa

De pronto algo caótico. Cada pitcheo de Wilber Bucardo en su autodestructivo relevo del octavo inning fue como una puñalada para el mánager indio Julio Sánchez. El empate 1-1 que mostraba la pizarra después del doblete de Jilton Calderón en el séptimo saltó hecho añicos, y con una arremetida de cuatro carreras contra Fidencio Flores y Bucardo en esa entrada, el Rivas salió del hoyo en la tabla de posiciones imponiéndose 5-1, sacándole un juego de ventaja a la tribu, ahora oculta en el fondo del barril.

La cuarta victoria consecutiva del Rivas lo agiganta y lo proyecta en busca de las posiciones cimeras, haciendo regresar las consideraciones previas al punto de partida, cuando apenas se levantaba el telón del torneo. Los dobletes de Campbell, de Yurandel de Caster y de Jimmy González sentenciaron a los Indios, mientras Austin Davis en su pitcheo de despedida no pudo dar otra vuelta de tuerca después de colgar cuatro ceros en llamativo duelo con Paúl Estrada.Paul Estrada.

Fórmula costeña

El hermetismo en la colina fue quebrado por el Rivas en el inicio del quinto inning, utilizando una fórmula costeña. Hit abridor de Dwight Britton, obvio sacrificio de Jimmy y doblete impulsador disparado por Darrel Campbell facilitaron que el equipo sureño se adelantara 1-0. Pensé que el ponche a Ramón Flores para el segundo out era un buen tranquilizante para el zurdo Davis, pero Omar Obregón golpeó una bola rápida en la nariz conectando hit al jardín izquierdo. Campbell, en un alarde de atrevimiento, siguió hacia el plato, pero el tiro sereno y preciso de David Bergin lo sacó out.

Cuando más firme se veía Paúl Estrada, la ofensiva india salió detrás de las cortinas en el cierre del séptimo y saltó al centro del tapete con un inmenso doble de Bergin, quien se entregó inocentemente en tercera con batazo dentro del cuadro de Juan Carlos Urbina. El peligro parecía controlado, pero Jilton Calderón colocó una pelota de Estrada que no consiguió el retorcimiento deseado, en las profundidades del left-center, empujando a Urbina con el empate 1-1, inflamando el suspenso por un rato, solo por un rato, porque en el inicio del octavo, Rivas se volcó ofensivamente para sacar a Fidencio de la colina y golpear a Wilber Bucardo fabricando cuatro carreras.

Carga pesada

Una diferencia de ese tamaño a la altura del octavo, frente a un Bóer necesitado de recargarse para hacerse sentir en el ataque, tenía el peso de una lápida. Bucardo entró a tratar de evitar que dos hombres circulando desequilibraran la pizarra, pero en lugar de eso, abrió las puertas para esas dos carreras y otras dos que sepultaron las esperanzas indias, de crecer en la recta final.

La atrapada de Calderón viniendo desesperadamente hacia delante en el cuarto episodio sobre un batazo de Mateo que amenazaba caer de hit; la forma en que fue liquidado Darrel Campbell en el plato y el difícil out conseguido por el Bóer en el sexto, con Britton llegando junto con la pelota al primer costal mientras Wuilliam Vásquez se desplazaba hacia el home, fueron las jugadas más sobresalientes en un partido de pitcheo dominante por parte de Davis y Estrada durante las seis primeras entradas, antes que Davis le entregara la píldora al derecho Fidencio Flores.

Antes de cerrar el estadio, el pitcheo de un inning realizado por el debutante dominicano José Rosario fue algo alentador para los Indios. Ya veremos si resulta útil.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus