•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ahora sí hubo litigio y no un totalitarismo en la cancha. La Selección Nacional de Futbol venció 1-0 a Cuba anoche en el estadio Independencia, de Estelí, con un gol de Bryan García en la agonía del partido (minuto 91), un premio merecido para un futbolista que mostró intensidad, ganas, y fue un peligro por las bandas, generando ocasiones de gol.

Cuba fue una versión totalmente distinta a la Selección que se paró el martes en el Estadio Nacional en Managua. Esta vez, los cubanos no fueron una sombra ambulante, desorbitados en la cancha sin saber qué hacer y sin ideas para robar el balón o elaborar jugadas de peligro. Los isleños salieron con más actitud, propusieron y le disputaron la pelota a Nicaragua, presionando la salida de la Azul y Blanco.

Obviamente al cambiar Cuba drásticamente su parado táctico, Nicaragua no se vio tan deslumbrante como en la noche del martes en Managua, donde marcó 5 goles. Anoche, los nicas tuvieron que trabajar un poco más y el volumen ofensivo disminuyó un poco por algunos cambios que hizo Henry Duarte desde el arranque.

En la banca se quedaron Elvis Pinel y Carlos Chavarría, dos soberbios carrileros que son titulares. Pesó mucho la ausencia de Pinel, quien fue un dolor de cabeza en el primer desafío por la banda izquierda. También Juan Barrera no fue tan desequilibrante, no jugó un mal partido pero no estuvo esplendoroso y eso se notó al menos en el ataque.

García, la figura

En la primera mitad, Nicaragua manejó el balón sin tener profundidad. Allí emergió la figura del pequeño Bryan, ese pequeño futbolista, dueño de una técnica depurada pero que en ocasiones le falta convicción y determinación cuando va hacia el frente. Sin embargo, ayer lució muy bien, comenzó por la izquierda y en una gran jugada individual estuvo a punto de marcar el 1-0 en la parte inicial del encuentro.

Cuba tuvo sus ocasiones para marcar. Buena Fe Napolés con un soberbio cabezazo estrelló la pelota al poste en el primer tiempo tras un centro que recibió desde la banda derecha. Ya en la segunda mitad, Nicaragua salió con más seguridad y firmeza, empujando a los cubanos, y creando más ocasiones.

García continuó con su gran momento. Por la banda derecha desbordó constantemente, centrando pero sin encontrar un remate final. Chavarría recibió un gran pase de Bryan en el segundo tiempo pero no llegó a la pelota, perdiéndose una clara. Más tarde, García volvió a aparecer, centró y encontró a Pavón que no pudo concretar de cabeza.

Y cuando era el final del partido, Daniel Reyes, que entró a jugar los últimos 15 minutos, probó desde fuera del área, el balón quedó a la deriva tras pegarle a un defensor cubano, y García lo remató de derecha para liquidar el desafío 1-0.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus