Pablo Fletes
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cada día que pasa, me convenzo más que los boxeadores se aferran a un hilo de esperanza para tratar de extender sus carreras al máximo.

Eso, sin embargo, muchas veces se convierte un suceso peligroso, un momento en el que se expone la vida, como ocurrió el sábado con el múltiple excampeón Roy Jones Jr.

¿Usted cree que a los 46 años de edad, Roy Jones necesita seguir boxeando? Pues no. Jones Jr. fue campeón mediano, supermediano, semipesado y por un breve tiempo, peso pesado al vencer a John Ruiz.

Jones Jr. tuvo un récord de 22-3 en combates de título mundial, fue el mejor libra por libra por mucho tiempo, deslumbró en el ring y superó a lo mejor de su generación.

Pero Jones quiso extender al máximo su carrera y el sábado sufrió un brutal nocaut a manos de Enzo Maccarinelli. Fue un nocaut brutal, eriza cabellos, porque cayó como si hubiera sido fulminado por un rayo.

Una caída que nos hizo recordar el nocaut que sufrió Manny Pacquiao ante Juan Manuel Márquez, pero lo bueno es que logró ponerse en pie después de recibir asistencia.

Jones es comentarista de HBO, y lo mejor para su salud es que se dedique a otros menesteres. 

El tiempo del retiro tocó a sus puertas hace años, y el sábado, al igual que en otro brutal nocaut que sufrió ante Denis Lebedev, quedó claro que ya debería retirarse.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus