•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Bayern de Pep Guardiola es líder claro de la Bundesliga, con cinco puntos de ventaja sobre el Borussia Dortmund y, en lo que a puntos y promedio de goles se refiere, con la mejor campaña de su historia. Todos sería perfecto si no fuera por la lista de bajas por lesión que le quita el sueño a Guardiola y suscita preguntas.

Actualmente, Mario Götze, Franck Ribery, Arjen Robben, Douglas Costa, David Alaba, Juan Bernat y Mehdi Benatia están de baja.

La plaga de lesiones hace que surja la pregunta acerca de si no hay algo que falla en los entrenamientos, en la preparación física o en la gestión de las lesiones. Ante ello, Guardiola se defiende.

"¿Por qué Philipp (Lahm), Rafa (Rafinha) o Lewandowski casi siempre están sanos? ¿Con el mismo entrenamiento? Es un misterio", dijo Guardiola antes del último partido de la Bundesliga contra el Ingolstadt.

En todo caso, el problema no es nuevo. Basta recordar la temporada pasada y la colisión de Guardiola con el médico Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt -que llevó a la dimisión de este último- tras la derrota en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones por 3-1 contra el Oporto.

Esa choque de trenes estuvo precedido de un gesto en los cuartos de final de la Copa de Alemania contra el Bayer Leverkusen cuando Benatia tuvo que dejar el campo lesionado después de media hora de juego y Guardiola aplaudió con ironía amarga mirando a Müller-Wohlfahrt.

Después hubo algo así como una reconciliación entre Guardiola y Müller-Wohlfahrt, sin que el galeno volviese sin embargo oficialmente al club cuyo departamento médico es ahora dirigido por Volker Braun.

La racha de lesiones de la temporada pasada llevó a que, por una parte, se introdujeran una serie de medidas preventivas, como exámenes permanentes de sangre y orina que permiten detectar peligro de lesiones y procurar evitarlas con rotaciones puntuales.

Además, en vista de las lesiones reiteradas de dos jugadores claves como Robben y Ribery, se ficharon a dos jugadores que podían servir de alternativa a esa pareja por las bandas como son el brasileño Douglas Costa y Kingsley Coman.

En este momento, de esos cuatro el único que está sano es Coman que forma el personal puramente ofensivo disponible al lado de Thomas Müller y Lewandowski.

El ex entrenador Ottmar Hitzfeld ha dicho que actualmente el Bayern tiene la mejor plantilla de su historia.

Eso se ha visto en la medida en que las bajas han podido ser compensadas sin grandes contratiempos pero se está llegando a un límite en el que las metas del club pueden verse en peligro, sobre todo la de ganar la Liga de Campeones.

"En esta situación no podemos competir", admitió Guardiola la semana pasada.

Se pueden ganar partidos, se puede llegar a la pausa de invierno como líder de la Bundesliga y manteniendo la ventaja sobre el Dortmund, teniendo en cuenta que el rival que queda es el Hannover 96 que de momento es bastante accesible.

Pero en lo referente a la Liga de Campeones -teniendo en octavos un rival de quilates como el Juventus- se requiere que al menos parte de los lesionados regrese tras la pausa de invierno.

De poco vale -de cara a Europa- que el Bayern tenga la mejor plantilla de la historia si la mitad de la formación titular está en la enfermería.

Coman ha aprovechado la oportunidad que ha representado para él la racha de lesiones. Müller y Lewandowski cumplen casi siempre. Pero, para que el Bayern tenga una mayor variedad de recursos, urge el regreso de al menos parte de los otros, por ejemplo de Costa, que hasta su lesión había sido una de las revelaciones de la temporada.

Hasta marzo, queda tiempo. De por medio está también el mercado de invierno en el que, sin embargo, el Bayern no suele ser muy activo.

En todo caso, la situación de esa temporada y la anterior es paradójica si se tiene en cuenta que durante años el Bayern tenía como uno de sus principales bazas la efectividad de su departamento médico, cuando este estaba dirigido por Müller-Wohlfahrt.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus