•   España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El pasado 12 de enero, Cristiano Ronaldo subió al estrado del Kongresshaus de Zúrich a recoger su tercer Balón de Oro. Sus números habían sido todavía más espectaculares que de costumbre, el recuerdo de la Décima en su ciudad marcando el último gol de la final aún sonaba cercano y no había habido apenas dudas en su designación como futbolista del año; todo lo contrario.

Apoyado en el atril, el portugués observó la sala, dio las gracias a sus familiares y expresó su confianza en no quedarse en tres trofeos. “Espero llegar a los cuatro de Messi”. Luego, emitió el alarido con el que celebra en la actualidad sus goles, recogió un premio que se han repartido ambos en las siete últimas ediciones y se comprometió consigo mismo a volver en la siguiente edición.

Lo hará. Solo una lesión de larga duración, y Cristiano no se lesiona nunca, hubiera podido impedir que regresara a Zúrich, pero esta vez con casi toda seguridad para comprobar que Leo Messi se le escapa otra vez. El argentino es el favorito, por su temporada y, sobre todo, por la de su equipo, que pese a un comienzo dubitativo acabó arrasando. El equipo de Luis Enrique ganó todo lo que había en juego.

Por el quinto

La aportación de Messi al balance anual del Barcelona estuvo en consonancia con años anteriores. Sus cifras fueron excepcionales, casi como las de Cristiano, pero la diferencia fue palpable en la Memoria final del equipo. El Real Madrid cerró la temporada en blanco. Su rival con los tres títulos y la sensación de que tal vez el ciclo de dominio esté de vuelta.

El Barcelona clausuró su 2015 con la quinta Liga de Campeones en una final cómoda ante el Juventus. Las dificultades serias las había solventado en semifinales ante el Bayern, al que el control casi absoluto del partido de ida durante ochenta minutos no sirvió de nada. Como siempre en la hora suprema, apareció Messi, marcó dos goles y todo acabó para el equipo alemán.

Quedó cortoCristiano Ronaldo con uno de sus balones de oro. Archivo / END

Cristiano cumplió con su trabajo en la otra semifinal. Un gol en la ida y otro en la vuelta. Pero el Real Madrid fue víctima, en ambos partidos, del fuego amigo, algo que le sucede con cierta periodicidad. Álvaro Morata fue el encargado en esta oportunidad de personalizar la maldición.

La temporada del Madrid, que empezó con récord de victorias seguidas y expectativas apoteósicas, terminó sin títulos, y sin estos estallaron problemas sin resolver como el de Iker Casillas, icono del Bernabéu. En su crepúsculo y silbado sin misericordia por parte de su afición solo por tocar el balón, dejó el club de una manera como poco inusual. También cayó Carlo Ancelotti, obviamente. Sin títulos solo hay puerta de salida.

El próximo 11 de enero, CR7, un profesional superlativo, aparecerá de nuevo en el Kongresshaus de Zúrich cargado de goles y plusmarcas individuales, pero es muy improbable que todo eso le permita igualar los cuatro trofeos de Leo Messi. Su exuberancia numérica contrastó demasiado con la pobre campaña del equipo, quizá demasiado monofocal. Sin títulos de club, las cifras portentosas de Ronaldo tienden a alimentar la tesis de que, aun dominando de forma cabal la teoría del futbol colectivo, es algo remiso a trasladarla a la práctica: la generosidad bien entendida empieza por uno mismo.

  • 4 balones de Oro tiene el astro argentino del Barcelona, Lionel Messi, los cuales consiguió de forma consecutiva entre 2009 y 2012.  
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus