•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • El Nuevo Diario

Se levantó el Bóer de la lona. No corre, pero gatea en busca de un urgente resurgimiento. Ese error de Darrel Campbell “herido” por la cuchillada frontal de Janior Montes con las bases llenas en la apertura del octavo, con el Rivas adelante 1-0, facilitó par de carreras que hicieron girar la pizarra y una estocada del candente Vladimir Frías, quien conectó cuatro imparables en cinco turnos, impulsó otras dos para sepultar al equipo sureño 4-1. Los relevos eficaces de Fidencio Flores y Johnny Polanco aseguraron la necesaria victoria de la tribu.

Abriéndose paso entre dificultades, el zurdo Frank del Valle atravesó cinco entradas sin permitir carreras y cuando por una torcedura salió del montículo, el derecho Kevin Gadea, también presionado, agregó dos ceros, antes de entregarle la píldora a José Luis Sáenz. Ese relevo resultó fatal. Base a Montiel, hit de Jilton, sacrificio de Urbina y boleto intencional a Sandor llenan las bases. Montes, que no mete miedo en el cajón de bateo, dispara un proyectil hacia tercera incontrolable para Campbell pese a ser de frente, y aprovechando ese error, el Bóer voltea las cifras 2-1. El hit del humeante Frías, su cuarto del juego, empuja otras dos y sella el partido 4-1 entre los escombros de Sáenz.

FRÍAS SE ENDEREZA Y SE FAJA

El inicio del debutante derecho Marcos Frías fue incierto. Hits consecutivos de Jimmy y Campbell después de un out le dieron forma a una gran posibilidad de golpear temprano con Allen al bate. Frías lo sometió obligándolo a entregar un out fácil que fildeó Feliz de aire, pero boleó a Mateo para llenar las bases. En un momento de cruzar dedos, Britton falló elevando al jardín derecho. Aunque el scone fue apreciado, todos se quedaron preguntando: ¿qué tan útil podría ser Frías para el futuro indio tan ensombrecido?

Respondiendo a eso, sin alardear, el dominicano envió señales alentadoras sobre el aporte que puede ofrecer, enfrentando al mínimo de doce adversarios en los siguiente cuatro innings dibujando solo ceros, obviando un golpe a Jimmy González en el tercero con un out. Ese dominio de Frías fue llamativo mientras el Bóer ejercía presión constantemente aunque sin concretar, sobre el pitcheo de Frank del Valle.

GRAN SCONE A LA TRIBU

Entre esas opciones, el equipo indio malogró una oportunidad dorada en el cuarto episodio cuando llenó las bases sin out por hits seguidos de Frías y Yeicok Calderón, y boleto a Bergin, sin out, pero el zurdo Del Valle supo apretar las tuercas para salir ileso de semejante amenaza. Eliminó a Montiel con un foul detrás del plato y acertó en una acción casual, cuando con su guante detrás del cuerpo mientras caía, detuvo un batazo de Jilton y forzó a Frías en el plato. Con dos outs, Del Valle liquidó a Urbina obligándolo a batear frontal hacia el jardín izquierdo. Un gran gemido se escuchó en el campamento indio. El peligro había sido desvanecido.

Rivas quebró el equilibrio 0-0 en el sexto con infield hit de Obregón, sacrificio de Jimmy y cohete de Luis Allen con dos outs, pero ese 1-0 fue insuficiente al flaquear el pitcheo de cierre rivense, en contraste con la firmeza de los brazos indios, preservando la ventaja por 4-1 obtenida en el octavo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus