•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • El Nuevo Diario

¡Qué complicado es estar colgando ceros mientras se atraviesa por un campo minado! Durante seis entradas, el derecho José Rosario estuvo sobreviviendo a constantes acosos de diferentes formas y tamaños, manteniendo en cero al Oriental, hasta que revitalizado, se apoderó completamente de las riendas después del hit abridor de Renato Morales en el fondo del sexto, para no volver a ser perturbado. El sereno remate de Johnny Polanco aseguró una difícil blanqueada por 3-0, que le permite a los Indios oxigenarse mientras la recta final de la fase clasificatoria se aproxima a bordo de un tren bala.

LUQUE GOLPEADO TEMPRANO

Afectado por su descontrol y un error del cátcher Torres, el abridor zurdo del Oriental, Róger Luque, permitió dos carreras a los indios en el inicio del segundo inning, un momento todavía muy temprano para calificar el daño como irreparable. Hit de Juan Carlos Urbina y un roletazo de Janior Montes produjeron las anotaciones que adelantaron al Bóer sacándole provecho a los golpes recibidos por Bergin y Guido, y la falla del receptor Torres en tiro a primera malogrando lo que hubiera sido un out fácil con machucón de Montiel.

Ofilio Castro pudo cambiar el rumbo del juego, pero se ponchó dos veces, una en el cierre del primer inning con Yosmani Guerra en segunda por doble, y otra en el tercero, con dos a bordo y un out. En ambos casos, con marcadores 0-0 y 0-2, estuvo errático con su swing tratando de golpear pitcheos al pecho. En el segundo, Oviedo y Moisés Flores se paralizaron después del error de Urbina, dejando caer una pelota en el jardín izquierdo.

ORIENTAL FALLA Y LUQUE AFLOJA

En el cuarto, los “Tiburones” no aprovecharon dos hits, y en el quinto, casi no se enteran de un fildeo fallido de Frías en el campo corto que les facilitó un corredor. Hit abridor de Renato en el sexto volvió a atormentar a Rosario, pero a partir de ese instante apretó tuercas sacando nueve outs consecutivos mientras la tribu, por doble impulsador de Yeicok Calderón con dos circulando consecuencia de imparables conectados por Sandor y Feliz, aumentaba la ventaja 3-0 en el inicio del octavo.

Cuando más consistente se veía Luque retirando a 12 consecutivos y sin admitir hit en las últimas cinco entradas después del estallido de las dos carreras, su pitcheo aflojó siendo agredido por tres cohetes, incluyendo un doble, con el Bóer estirándose saludablemente 3-0. No necesitaba más el equipo indio. El derecho Johnny Polanco, un tirador de 0.00 en carreras limpias, entró a terminar de apretar cuellos y hacer gemir bates, lo que logró ponchando a dos de los tres bateadores que enfrentó.

IMPORTA SALIR DEL HOYO

Defensivamente, fue un partido flojo, con excepción de la brillante atrapada de Juan Oviedo en el cuarto inning ahogando un batazo zumbante de Jilton Calderón, algunos errores infantiles, Luque golpeó a tres en dos entradas obligando a rascar cabezas, y el Oriental se apagó inutilizado frente a las opciones favorables.

Ganó el Bóer intentando salir del sótano, que es lo más importante, pero fue un partido cualitativamente pobre, casi desprovisto de emociones, con poca gente en las tribunas. Un reflejo de la Liga que estamos viendo. Este beisbol necesita inyectar entusiasmo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus