•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • El Nuevo Diario

Poco a poco el tiempo se encarga de acercarle la gran oportunidad que se le avecina al peleador nicaragüense Oliver Flores, quien el próximo 31 de diciembre enfrentará al sólido campeón japonés Takashi Uchiyama.

Flores, con registro de 27 triunfos, 1 derrota, 2 empates y 17 nocauts, viajará el miércoles a suelo nipón para tratar de concretar su sueño, pero la misión no será nada fácil ante el invicto Uchiyama, monarca de las 130 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y que hasta el momento ha hecho 10 defensas. El nipón suma 23 triunfos, 1 empate y despacha antes del límite a 19 oponentes, el último de ellos fue el tailandés Tanakom Phawachart en el segundo asalto, el pasado 6 de mayo.

Sin duda será una prueba de fuego para el púgil leonés, quien a sus 24 años de edad va con una fe increíble, pero también consciente de la peligrosidad del asiático, que a pesar de sus 36 años es de mucho cuidado, prueba son sus 10 años de reinado en la categoría.

“Oliver está entrenando en León, pero antes del viaje nos reconcentraremos en Managua para estar listo para viajar”, aseguró Róger Flores, papá de Oliver.

El pinolero tiene su cuota de poder, pero deberá ser un poco más inteligente y llegar en óptimas condiciones físicas, porque su rival ha cortado cabezas a 19 de sus contrincantes sobre el ensogado.

El equipo del fuerte pegador pinolero tiene proyectado irse cerca del peso para no pasar apuros en el país del sol naciente, donde terminará la preparación e ir en busca de ese ansiado pero complicado título.

Para Flores sería su gran regalo de Navidad, pero antes intentará bajar del trono a uno de los púgiles de mayor solidez en la actualidad en el boxeo mundial y sobre todo en esa categoría.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus