•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el boxeo profesional, los púgiles se esfuerzan casi siempre al máximo para marcar las categorías y el zurdo Oliver Flores no podía ser la excepción. 

El peleador leonés, quien el 31 de diciembre enfrentará a Takashi Uchiyama por la corona superpluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), se encuentra en una dura batalla contra el apetito, para mantener el peso bajo control y marcar el próximo miércoles la división de las 130 libras en lo que será su primer gran reto en el pugilismo de paga.

Así lo reveló ayer en una charla con El Nuevo Diario desde el hotel que ocupa en Tokio, junto a sus padres, para este compromiso con Uchiyama que tendrá lugar la noche del 31 en Tokio, madrugada en Nicaragua, debido a la diferencia de 15 horas que existe actualmente entre ambos países.

“Gracias a Dios todo está bien por acá. Pero estoy cuidándome al máximo con el peso, porque el clima está bastante frío, cuesta sudar. El cuerpo anda comprimido y no me está resultando fácil bajar de peso”, indicó Flores.

“Desde que venimos a Tokio, apenas he tenido un entrenamiento. Fueron 22 largas horas de vuelo desde Managua, pero me siento seguro que haré el peso de las 130 libras el día 31”, reiteró.

Primer encuentro

Flores y Uchiyama tuvieron su primer encuentro el sábado, en el chequeo médico que se hizo público. Hubo mucho respeto de ambas partes y Flores comprobó que su estatura es ligeramente superior a la del japonés Uchiyama, actual campeón superpluma de la AMB.

Uchiyama tiene una estatura de 1.70 metros, mientras que Flores dio 1.72 metros. El japonés, sin embargo, tiene un mejor alcance de brazos con 1.82, mientras que la extensión de los brazos del leonés es de 1.72.

Ambos peleadores aprobaron sin problemas el examen médico realizado por la Comisión de Boxeo de Japón. Ahora, solo resta esperar la ceremonia del pesaje que tendrá lugar el miércoles.

“Se ve que Uchiyama es un peleador fuerte, pero yo vengo peleando desde 135 libras, con rivales fuertes. Estoy haciendo un sacrificio para hacer este peso, pero tengo fuerzas, energía y después del pesaje tengo que recuperarme bien”, dijo Flores.

Sin embargo, el retador leonés sorprendió al asegurar que desde las 130 libras podría subir hasta 148 al momento de la pelea, un peso que según él controla con comodidad, a pesar del peligro que puede representar llegar tan pesado después de someterse a una intensa dieta.

“Pienso subir en 148 libras. Yo subo en ese peso y me siento liviano. No creo que tenga problemas, el cuerpo lo ando como una esponja y sé que voy a subir a ese peso. Obviamente, voy a comer normal, hasta donde el cuerpo asimile”, indicó.

Flores y Uchiyama cumplirían este domingo un entrenamiento público ante los medios de prensa japoneses, para cumplir con uno de sus últimos requisitos antes de su ansiado choque titular con Uchiyama.

“Me siento cómodo, seguro que voy a ganar”, insistió Flores con un exceso de confianza. “Para eso me he venido preparando duro. Sé que puedo conectar bien a Uchiyama; es un buen peleador, pero me lanzaré con todo para ganar ese título mundial”, reiteró.

  • 23 victorias sin derrotas, con un empate y 19 nocauts, es el récord del japonés Takashi Uchiyama. Oliver Flores, su próximo retador, llegará a este duelo con 27-1-2, 17 nocauts.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus