•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Viendo a este Bóer tan enclenque, expuesto a súbitas convulsiones, y considerando que el Rivas, pese a su armamento y cifras globales, ha estado pareciendo un “falso Gigante”, golpeando la pared de la frustración con su largo infortunio, es natural rascar nuestras cabezas mientras ellos se tambalean dramáticamente a la orilla del precipicio de la eliminación y preguntarnos aturdidos: ¿quién será el muerto en esta recta final?

Lo patético del escenario y la situación de los protagonistas me recuerda el inicio del ganador de Premio Nobel Albert Camus, en su gran novela El Extranjero: “Hoy ha muerto mamá. O quizás ayer. No lo sé. Recibí un telegrama del asilo: Falleció su madre. Entierro mañana. Sentidas condolencias. Pero no quiere decir nada. Quizás haya sido ayer”.FOTO: BISMARCK PICADO

TELLER FRENTE A GUERRERO

¿Cuándo murió el Bóer, o el Rivas? Quizás fue ayer, cuando de diferentes maneras dejaron escapar posibilidades de vencer en juegos que taladraron su presente y oscurecieron ese futuro en el que se debaten, pretendiendo sobrevivir, sin saber cómo hacerlo, depositando lo que queda de optimismo y de confianza en los brazos zurdos de Harold Guerrero y Carlos Teller, los probables abridores de hoy, de ninguna manera, factores de seguridad para Julio Sánchez y Germán Mesa, dos timoneles atormentados.

A simple vista, el favorito es el Rivas, segundo en bateo y también en pitcheo, pero aunque el Bóer sea el último en los dos casilleros, “no hay nada escrito en beisbol”, y lo que hemos estado viendo juego tras juego, con lo imprevisible danzando frenéticamente en un strip tease casi macabro, hace que los Indios se aferren a sus pretensiones abrazados al ¿por qué no?

Rivas tiene más punch y mejor promedio que el Bóer y sus bateadores más temidos son Darrel Campbell y Yurendel de Caster, con Ramón Flores, Jimmy González y Britton, próximos a los 300; es además un equipo de superior fildeo y con un pitcheo de 3.00 en efectividad igual que el Oriental, recibiendo la menor cantidad de jonrones con solo 8 en 38 juegos.

¿ESTALLARÁN LAS TRIBUNAS?

¡Ah, si el Bóer contara con Austin Davis, los dolores de cabeza de Julio Sánchez, quien no tiene un Paul Estrada, estarían bajo control! Pero Harold Guerrero es una gigantesca incógnita, sin considerar a Teller como una certeza. Eso sí, cualquiera de ellos puede saltar al tapete hoy y ofrecer una faena de inspiración divina, lo cual sería sorprendente pero no descartable. Pese a cierta ventaja del Rivas, la impresión es que se trata de dos partidos que se moverán alrededor de una moneda lanzada al aire. Un cambio de golpes hoy y mañana haría crecer el suspenso con el telón de la temporada descendiendo el fin de semana.

Obviamente, un buen momento para que se produzca un estallido de las tribunas tanto en Rivas como en Managua. Ganando o perdiendo hoy, la barra india tiene que salir de sus rincones el miércoles, algo que hasta hoy no ha hecho. Los sureños tienen garantizado ese estímulo. El Bóer en cambio, tristemente, ha estado fajándose con la adversidad abandonado por sus seguidores, que quizás, como diría Camus, “murieron ayer”, o se han extinguido sin que nos demos cuenta.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus