AFP
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un exentrenador del Liverpool contra el excapitán del Manchester United, Rafa Benítez y Gary Neville, al frente del Real Madrid y del Valencia, trasladan dos rivalidades históricas a los banquillos, y lo hacen en una posición delicada, discutidos por los medios y la afición.

En Mestalla se vivirá un duelo entre dos equipos en dificultades, Valencia y Real Madrid, en el que los ojos estarán puestos en los banquillos.

Durante seis temporadas Benítez y Neville se vieron las caras en la Premier League. El técnico español dirigió al Liverpool entre 2004 y 2010, conquistando la Liga de Campeones en 2005, aunque no pudo ganar el campeonato inglés, lo que sí logró el Manchester United capitaneado por Gary Neville, en tres ocasiones durante esas seis temporadas.

La rivalidad deportiva entre los dos equipos históricos de Inglaterra se extendió a los banquillos, con acusaciones mutuas entre Benítez y Sir Alex Ferguson, mentor de Neville.

El propio Neville se convirtió en una de las bestias negras del Liverpool por su efusiva celebración ante los aficionados del Liverpool después de un triunfo mancuniano con un gol in extremis en 2006.

Futuro incierto para ambos

Sin embargo, a comienzos del 2016 ambos entrenadores tienen algo en común: la situación deportiva de sus equipos no es idílica, y su continuidad está en entredicho.

Mayor amenaza pesa sobre el entrenador español del Real Madrid, cinco meses después de que tomara las riendas del equipo blanco.

Pese a los últimos resultados positivos el juego del equipo no es del agrado del Bernabéu y las estrellas del vestuario no empatizan con Benítez.

El presidente Florentino Pérez le muestra, de momento, su apoyo. Lo hizo tras la humillante derrota ante el Barcelona (4-0) y tras la eliminación de la Copa del Rey por alineación indebida del ruso Denis Cheryshev.

Gary Neville también es la apuesta personal del propietario del Valencia, el magnate de Singapur Peter Lim, quien le dio la oportunidad de dejar su labor de comentarista en la televisión inglesa para dirigir a un club que disputaba la Liga de Campeones en su primera experiencia como primer entrenador.

Pero sus inicios no son alentadores. Debutó con derrota encasa ante el Olympique de Lyon (2-0), lo que significó la eliminación del conjunto che de la Champions, y todavía no ha ganado en Liga después de tres partidos. Su única victoria llegó ante el modesto Barakaldo en la Copa del Rey.

Sus dificultades de comunicación con sus jugadores suponen un hándicap, aunque confiesa que se levanta todos los días a las seis de la mañana para aprender español.

Los destinos de Rafa y Neville están ligados, y uno de los dos podría salir muy dañado de Mestalla esta tarde (1:30).

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus