•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la desesperada búsqueda del futuro, el Oriental, que nunca ha obtenido un título en nuestros beisbol profesional, aseguró ayer su pasaporte a la final de esta Liga Profesional 2015-2016, la número 11, derrotando al Rivas 3-1, condenándolo a meterse junto con el Chinandega entre las brasas de una semifinal imprevisible y consecuentemente atractiva, independientemente de la humilde calidad del beisbol que se ofrezca.

Después de la fácil victoria conseguida sobre el Bóer por 7-3 con un ataque de 18 imparables, los Tigres del Chinandega regresaron a casa pendientes del resultado entre Rivas y Oriental, acariciando la posibilidad de disputar hoy un juego extra de ganar los sureños, que utilizaron como abridor a Elvin Orozco, para retar el pitcheo zurdo de Rodney Rodríguez.Ofilio Castro.

TEMPRANA ARREMETIDA

Esa opción comenzó a esfumarse en el inicio del segundo inning, cuando Renato Morales y Ronald Bermúdez abrieron con hits colocando hombres en las esquinas, y Moisés Flores empujó una bola lo suficientemente largo por el jardín central para llevar a Morales al plato adelantando al Oriental 1-0. Con dos outs, Campusano fue boleado y cohete de Ofilio aumentó 2-0 impulsando a Bermúdez.

Aunque era muy temprano, Rivas se vio sumergido por el pitcheo de Rodríguez después que un gran fildeo de Renato sobre una línea violenta de Martínez con un out y dos a bordo, decapitando una enorme posibilidad sureña de recortar y hasta empatar el marcador. En tanto, Orozco dio la impresión de enderezarse con tres ponches en el tercero y agregando otro en el cuarto colgando otro cero, pero fue retirado y en el inicio del quinto apareció en escena Berman Espinoza.

LA UTILIDAD DE OTRA ESTOCADA

En el octavo, por si las moscas, el Oriental volvió a golpear con hit de Renato y triple remolcador de Bermúdez contra Jonathan Loáisiga, cuarto lanzador del Rivas, reemplazo del zurdo Douglas Solís. Esa carrera que estableció un 3-0 tuvo su significado, porque Rivas que no había tirado la toalla, dio señales de vida en el cierre del octavo cuando con dos outs, Mateo disparó hit empujador de Obregón, estrechando la pizarra 3-1.

Obviamente, Marval saltó de su butaca y ordenó el ingreso de ese factor de seguridad que es como rematador en este beisbol el venezolano Darwin Cubillán, intentando apuntarse su salvamento 17, cifra récord. El ponche al siempre peligroso Luis Allen terminó con la amenaza de un mayor recorte y el Rivas, ya atrapado en la semifinal sin importar el resultado, se sentó en la silla de ruedas.

El único interés del Rivas era forzar con un triunfo, un duelo de desgaste hoy entre Oriental y Chinandega, buscando el boleto para la final, sin atravesar el peligro de la semifinal. El mánager Mesa sin perder interés dosificó su pitcheo, consciente de que mañana estará tomando su primer riesgo y, por lo tanto, la derrota no tuvo toque dramático.

A REFORZARSE HOY

A eso de las 11:00 de la mañana, en el Hotel Holiday Inn se procederá a la selección de refuerzos, un pelotero nacional y otro importado, agregando más adelante, otro para la final, de cara al torneo internacional que se piensa realizar en el cierre de enero con la presencia de cinco equipos.

A simple vista es poco el material atractivo que ofrece el Bóer. Se mencionan al relevista  Johnny Polanco, el short Vladimir Frías, el inicialista Sandor Guido, el tirador casero Fidencio Flores y el abridor Marcos Frías como los más visibles.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus