•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al cubano Germán Mesa se le entregó un equipo confeccionado de estrellas, con mínimas o casi inexistentes fisuras por los grandes nombres que tiene el plantel. Simplemente los Gigantes de Rivas fueron armados para dominar la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN), pero nada de eso sucedió.

El libreto fue otro totalmente distinto al que los pronósticos decían que podía ser. Rivas navegó en un barco lleno de constantes inconsistencias, muchas veces se hundió, después lograba salir a flote, y así sucesivamente; ese fue el andar de los sureños, que se metieron a semifinal a pesar de no tener una temporada alentadora.

Para Mesa eso ya no importa. Lo fundamental ahora es pensar en los duelos contra Chinandega a partir de esta noche (6:00). En cierta forma tiene razón, Rivas, con todo y sus malos resultados, puede avanzar a la final y ser campeón, borrando totalmente un pasado terrible de temporada regular.

“Todos los juegos son complicados, es una serie difícil. Puede pasar cualquier cosa, no siempre en una serie corta gana el mejor equipo, sino que el que mejor juega. Ahora hay que hacer borrón y cuenta nueva, el pasado queda atrás, esto es algo diferente", manifestó Mesa después de la escogencia de los refuerzos, celebrada en un hotel capitalino.

Las crisis

El timonel de Rivas explicó que para superar los altibajos han tenido “perseverancia, nunca bajar los brazos. Tenemos que tener la mentalidad de que sí se puede lograr las cosas. Así manejamos las crisis, hasta ahora eso nos ha dado resultados, saliendo de los baches que hemos tenido”.

Sobre la elección de Anderson Feliz como refuerzo, Mesa dijo: “Nuestro equipo tiene un gran short stop como Omar Obregón, es el mejor de la Liga, pero necesitábamos buscar otro jugador de posición que se pudiera mover en el infield o outfield, por eso elegimos a Feliz como refuerzo y no a Vladimir Frías”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus