•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La búsqueda del héroe del partido se había convertido desde el quinto inning en una misión desesperada mientras la noche se tragaba cero tras cero, conservando inalterable ese empate 4-4 que parecía construido en mármol. Finalmente, en el inicio del inning 11, con las bases llenas y un out, apareció Ramón Flores como el fantasma de la ópera y con una estocada empujó dos carreras, convirtiendo en borroso el jonrón remolcador de tres disparado por Jonel Pacheco, y ocultando el vuelacercas de última hora que conectó David Paisano como primer bateador en el fondo del decimoprimer episodio contra Kevin Gadea.

UN INICIO TENSO

El Rivas abrió con hits de Rubén Mateo y Anderson Feliz en el segundo y tercer inning, pero el abridor del Chinandega Raúl Ruiz no permitió que ninguno se extendiera, obligando a DeCaster a batear para doble play en el primer caso, y favorecido por el intento de robo frustrado de Feliz en el otro.

13 imparables dispararon los Gigantes de Rivas, contra 12 de los Tigres del Chinandega, en el arranque del playoff de la Liga de Beisbol Profesional Nacional.

Así que, en las tres primeras entradas, el zurdo de los Tigres se enfrentó al mínimo de nueve hombres, mientras Teller escapaba a la presión ejercida por los hits de Jilton Calderón y Marvin Martínez en el segundo, pero no pudo salir ileso al error de Yurandel en el tercero, malogrando un out y cediendo dos bases.

Frías abrió con hit en ese cierre del tercero y casi de inmediato fue atrapado en primera con un viraje apropiado de Teller, pero tal out no se concretó porque el tiro de Yurandel a segunda fue muy alto y el supuesto “muerto” llegó a tercera. Frías anotó después de un corto elevado inofensivo de Roberto Ramírez y boleto intencional a Jonel Pacheco, aprovechando un roletazo lento de Curt Smith al short. Los Tigres estaban adelante 1-0.

 ALLEN OPORTUNO

No hubo tiempo para saborear esa ventaja. El Rivas la hizo desaparecer en su siguiente turno beneficiado por un error de Frías, quien recibiendo sobre segunda un tiro de Ramírez,  botó una pelota que parecía útil para doble play. En lugar de tres outs y otro cero, dos hombres estaban circulando y el doblete de Mateo empató el juego y colocó a dos en posición anotadora. Se ponchó DeCaster, pero Allen bombeó una bola fuera de alcance en la zona corta del jardín central, impulsando par de carreras. Rivas tomó las riendas 3-1 con la multitud masticando frustración.

Teller, estimulado, sacó su primer inning limpio en el cierre del cuarto, pero Ruiz volvió a ser afectado por un error en tiro de Jonel Pacheco a tercera, facilitando que Ramón Flores anotara la cuarta carrera sureña. Cohete de Jimmy y golpe a Vásquez obligaron al mánager Raúl Chávez a quitarle la pelota a Ruiz y llamar a Jorge Bucardo. Hit de Mateo llenó las bases, solo para el temible Yurandel, terriblemente disminuido, bateara hacia el pitcher para doble play, con tiro al plato y un trazado hacia primera base. Los lamentos sureños no necesitaron de amplificadores para ser escuchados.

PACHECO BORRA DESVENTAJA

En el cierre, los Tigres salieron de esas ruinas, reaccionaron violentamente contra Teller y borraron la desventaja de 4-1 con un inmenso jonrón de tres carreras descargado por Jonel Pacheco. Con un out, Frías fue boleado y el agitado Ramírez siguió con hit. Apareció en escena Pacheco, rugiendo y acertó un zarpazo sobre el lanzamiento de Teller, empujando la pelota por encima de la pared del jardín central. El resurgimiento de la multitud fue impresionante, mientras el 4-4 brillaba en la pizarra.

Seguramente Enrique Gasteazoro sintió que se lo tragaba la tierra cuando el Chinandega sepultó una posibilidad con bases llenas, al batear Jilton para doble play. Abrió Ramírez con hit y siguió Pacheco con doblete contra el muro del left-center. Falló Smith, bolearon a Garth y entró a lanzar el zurdo Escalona, forzando a Calderón a batear para el doble play mataamenaza. El sistema nervioso del mánager Germán Mesa recuperó el nivel de tranquilidad.

En el cierre del octavo, un gran out en el plato conseguido con el disparo de Wuilliam Vásquez y la recepción y el bloqueo de Luis Allen, cortando la proyección del corredor emergente Juan Carlos González desde segunda, evitaron que el Rivas quedara contra las cuerdas con un turno al bate pendiente. El equilibrio se extendió por cinco entradas, hasta que Flores disparó la línea erizapelos que impulsó par de carreras en el inicio del inning 11, neutralizando el jonrón solitario de Paisano en el cierre, estableciendo el 6-5, que dejó gimiendo a Chinandega.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus