•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ganó Rivas 9-5 en un partido de sorpresivo inicio huracanado, y el Chinandega golpeado, amaneció tambaleándose en la orilla del abismo.

No sé si alguna vez le ocurrió algo parecido a Wilton López en la Gran Carpa frente a tanto bateo grueso, pero cuesta creerlo. Cuando el mánager Raúl Chávez le quitó la pelota con el marcador en contra 6-0, dos a bordo y solo un out, debe haberse sentido tan destruido como Napoleón saliendo de Moscú. ¿Ese era Wilton o nos presentaron una pintura falsa? En futbol uno escucha sobre “falsos 9”, pero en beisbol no se habla de “falsos pitcheres”, aunque Wilton dejó esa impresión anoche en Rivas, cuando su equipo más necesitaba urgentemente de un aporte monticular consistente. ¡Ah, los constantes contrastes que ofrece este deporte!Rivas está a una victoria de pasar a la final.

El relevista José David Rugama no pudo apagar las brasas y el hit impulsador de Jimmy amplió la diferencia 7-0. Un momento dramático en Chinandega, apropiado para apagar los aparatos de radio, las luces de la ciudad y también las esperanzas de resurgimiento, posibilidad siempre latente en un partido de beisbol.

UN ASALTO A LO JESSE JAMES

En ese inicio macabro para el Chinandega, el ataque sureño se aproximó a la pandilla de Jesse James asaltando un pueblo sin ruidos. Hits consecutivos de Obregón, Jimmy y Vásquez llenaron las bases, alterando a Wilton, quien le otorgó boleto a Rubén Mateo para forzar la primera carrera. Preocupante obviamente, pero no tanto para hacer sonar las alarmas. Sin embargo, el hit del anteriormente adormecido Yurandel de Caster impulsó dos y adelantó al Rivas 3-0 con el rancho ardiendo. Hit de Anderson Feliz vuelve a llenar las bases y golpe a Britton estira la diferencia 4-0.

El cohete de Ramón Flores, verdugo en la noche del martes, empujó otras dos carreras para el 6-0, y el mánager Chávez dijo “no más” a Wilton, con todo el respeto que se ha ganado. Entró José David Rugama ponchando a Obregón pero no escapó al hit productor de Jimmy, estableciendo el madrugador 7-0, rompecorazones para los occidentales.

CHINANDEGA MUESTRA SU GARRA

Provocando un daño mínimo en el segundo inning con hit de Flores contra Jorge Bucardo con bases llenas, Rivas aumentó la diferencia 8-0, naturalmente tranquilizante para el pitcheo sureño, que vio como Chinandega embasó a su primer bateador en las primeras cuatro entradas aunque sin anotar. Pero en el quinto, un estallido de tres carreras por parte de los Tigres entre una discusión que obligó a la expulsión del timonel Chávez, protestando por considerar foul un legítimo jonrón de Jonel Pacheco, preocupó a la multitud local.

Con hit de Paisano contra Darrel Leiva, robo de segunda, y error de Obregón sobre batazo de Ramírez con un out, Chinandega salió de la oscuridad del cero, marcando su primera carrera. El gigantesco batazo de Pacheco por el jardín izquierdo, que era jonrón pero fue decretado foul, alteró al mánager Reyes, quien amenazó con retirar al equipo del campo, lo que fue descartado. Pacheco fue finalmente boleado, y hits seguidos de Smith y Jilton produjeron la segunda carrera y sacaron a Leiva de la colina. El relevista Aristil dominó a Garth pero perdió el control bateando Jaspe, y concediendo boleto, facilitó la tercera anotación de los Tigres.

LA ESTOCADA DE GRACIA

El agregado de la cuarta carrera en el sexto por hit de Ramírez y doble del indomable Pacheco acercó el partido sigilosamente a la zona de suspenso, y Mesa envió al zurdo Escalona a trabajar el séptimo, resolviéndolo rápidamente. Frenado Chinandega en su recuperación, el Rivas que pasó en silencio cuatro entradas, asestó la estocada de gracia en el séptimo con dos outs, combinando hit de Britton y cuchillada de Ramón Flores, moviendo las cifras 9-4, inutilizando la quinta carrera de los rugidores en el inicio del noveno.

La serie regresa mañana a Chinandega para el tercer juego, con un terrible inconveniente para los Tigres: Paul Estrada los espera en la vuelta de la esquina para intentar rematarlos. Ganar tres seguidos es difícil, muy difícil, aunque no imposible.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus