•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El estadio Yamil Ríos Ugarte, en Rivas, lucía pequeño en su interior para albergar a los aficionados, en su mayoría rivenses, que se hicieron presente anoche para presenciar el segundo duelo entre los Tigres de Chinandega y los Gigantes de Rivas, correspondiente a la serie semifinal de la XI Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN).

Desde horas tempranas los fanáticos se hicieron presente en el escenario de pelota para ver el encuentro, unos seguidores de los Gigantes pidieron el día a cuenta de vacaciones para a apoyar a su tropa. Otros luego de terminar sus labores se fueron directo al estadio.
Mujeres y varones lucían camisetas color naranja en apoyo al conjunto subcampeón de la liga, donde resaltaba el nombre de los Gigantes.

El aficionado Ángel Ocón aseguró que desde la una de la tarde se hizo presente al estadio para comprar su boleto y así garantizar su lugar en las gradas del estadio de la ciudad sureña.

“Vine temprano y tuve que comprar el boleto en reventa. Me costó 60 córdobas”, expresó Ocón, quien llegó en compañía de algunos amigos.

Muchos de los aficionados estaban inquietos y no hallaban la hora en que el árbitro principal cantara el play ball, que solo el deporte rey nicaragüense provoca en los aficionados.

EN FAMILIA

Por su parte, Fernando Rivera no le importó y tampoco se midió la bolsa para llevar a ver el juego a sus cinco pequeños y que disfrutaran del desafío. Además, no la pensó dos veces en ir al estadio debido a que el primer duelo se lo perdió desde las graderías.

“Siempre vengo apoyar a los Gigantes y hoy (anoche) vine con mis cinco hijos para que disfruten del juego”, mencionó Rivera.

El beisbol y sobre todo en series cortas como esta semifinal pactada a cinco partidos, a ganar tres, atrae gente y este miércoles no fue la excepción, cuando los aficionados compraban su boleto en taquilla o de reventa en la parte alta del segundo juego para no perderse ni un solo lanzamiento.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus