•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jorge Luis Borges diría que Jacinto Reyes no es un hombre ambicioso, que simplemente se contenta con ser feliz siendo útil. Y es algo que está logrando al frente de la federación de futbol, aprendiendo sobre la marcha, adaptándose a las exigencias, creciendo a la orilla de las responsabilidades, revestido de esa sencillez que lo caracteriza, inyectado de esa confianza en sí mismo que lo estimula.

Lo más impresionante de Jacinto Reyes, de 58 años, nacido en Acoyapa, es que no trata de impresionar. Nunca te mira por encima del hombro, ni trata de hacer valer el peso de su autoridad. Siempre se muestra abierto al diálogo, atento a las sugerencias, sin temor a los cuestionamientos, sin precipitarse, interesado en salir a flote y en progresar, aunque mostrando una firmeza al momento de actuar, que viene del campo.

UN BUEN APRENDIZAJE

“Estoy claro que nada es fácil y que se necesita multiplicar esfuerzos, ser perseverante y tener carácter para alcanzar objetivos. Lo sé desde muy pequeño, en el campo. Considero que mi primer año completo en la presidencia de un deporte en pleno crecimiento, como es el futbol, ha sido exitoso y me siento satisfecho”, apunta don Jacinto.

“Lo más difícil ha sido manejar el comité ejecutivo. Siempre se presentan inconvenientes, hay que batallar con contradicciones, enfrentar a las críticas, aplicar correcciones, exigirse al máximo, y es lo que tratado de estar haciendo mientras avanzo, preocupado en todo momento de cultivar buenas relaciones. Mi aprendizaje ha sido muy bueno y sé que mejores días están por venir”, agrega.

“Entré en un buen momento, con el futbol muy agitado, la selección consiguiendo una gran notoriedad y ayudó enormemente la contratación de Henry Duarte, quien era el director de desarrollo en Costa Rica. El salto en calidad de juego y búsqueda de resultados es fácilmente visible y se capta un mayor interés, lo cual nos compromete en el rendimiento”, expresa sin hinchar su tórax.

CADA DIFICULTAD ES UN RETO

Se jacta de la transparencia en la administración, de la armonía lograda con los equipos de Primera División, de la respuesta que se da a los apoyos tanto del gobierno como del sector privado, y sobre todo, del funcionamiento de quienes lo respaldan  y de la conexión con los medios de comunicación… Espera que se garantice la continuación de trabajos en el Estadio Nacional en la UNAN y se habiliten unos ocho campos en la capital para extender la práctica de ese deporte. “Hay dificultades que plantean retos, pero aquí estamos para tomarlos. Me siento cómodo, sin temores y muy estimulado. Seguramente el 2016 será un mejor año”, dice con seguridad.

Cuando Jacinto Reyes fue electo, pensé que la butaca de la presidencia podría resultarle muy ancha y muy alta para acomodarse, pero sin prisa el dirigente que comenzó a formarse en los sectores municipales desde 1990, hasta llegar a dirigir la Federación Departamental de Matagalpa, y que ingresó en el 2006 en el comité ejecutivo de la federación nacional, ha logrado establecerse dejando constancia que puede domar el potro de las dificultades y abrirse paso hacia el futuro. Ya veremos si lo logra.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus