•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aún entre la oscuridad de este presente rasgado por la fatalidad, es fácil captar el parpadeo de la honda preocupación que cobija al Chinandega, obligado a triunfar tres veces consecutivamente para poder sobrevivir frente al realmente agigantado Rivas, en la pelea por avanzar a la final. La misión es difícil, muy difícil, pero no imposible. Estamos hablando del beisbol y sus imponderables.

BATEO CANDENTE DE FLORESLos Gigantes de Rivas tratarán de liquidar el play off esta noche en la guarida de los Tigres, en Chinandega.

No sería la primera vez que vemos voltear una serie que parece más inclinada que la torre de Pisa, pero tal posibilidad, en el paralelogramo en que lo viable trata de separarse de la  ficción, pertenece al realismo mágico. Ese es el reto que tienen que tomar los Tigres, que solo por un momento han estado adelante en el marcador a lo largo de 20 turnos al bate, y fue en el primer juego, cuando el roletazo de Curt Smith impulsó a Vladimir Frías en el tercer inning. Casi de inmediato respondió Rivas y terminó imponiéndose, antes de hacer añicos el pitcheo de Wilton López en el segundo juego.

Ramón Flores, encendido con 5 hits en 9 veces al bate, promedio de .556 y 6 carreras producidas, ha sido el más fiero frente al plato. Ha sacado provecho a tres turnos consecutivos con bases llenas, disparando cohetes. La señal de vida enviada por Yurandel de Caster en el segundo duelo es alentadora para el Rivas. El artillero no está en punto muerto, y aunque no se espera alcance la capacidad de destrucción de Jonel Pacheco, puede proporcionar utilidad.

PIÑA RETA A ESTRADA

Por Chinandega abre hoy José Piña, quien en la primera batalla sujetó al Rivas sin carreras durante tres entradas, permitiendo solo un hit sin trascendencia de Britton, ponchando a cuatro. Ese es el Piña que los Tigres necesitan para enfrentar a Paul Estrada, quien el último sábado, asegurando la clasificación de los sureños, trabajó cinco ceros contra el rival de hoy. La tranquilidad de Germán Mesa con su líder de staff en mano contrasta con la desesperación de Chávez, necesitado de lo mejor que pueda ofrecer Piña.

Con un inseguro pitcheo abridor, se explica que Chinandega haya utilizado 11 tiradores por 10 del Rivas, con una gran diferencia en efectividad, 3.15 de los sureños y 5.68 de los Tigres, ventaja que es menor en bateo (.329 por .304 en average, 26 hits contra 24, aunque 15-10 en carreras anotadas, lo más significativo). Naturalmente, la presión apretará más al Chinandega acostando en el filo de la cuchilla, pero la tranquilidad puede adormecer a los Gigantes, como ocurrió el miércoles del tercero al séptimo episodio.

PACHECO PERMANENTE AMENAZA

En los dos juegos, Pacheco, el gran cañón, ha estado frente al plato 10 veces con gente circulando, recibiendo dos boletos, disparando 4 hits incluyendo doble y jonrón, con un ponche y un batazo para doble play, empujando cuatro carreras. Frías con seis veces sobre las bases, ha funcionado como lead off, pero un error que cometió en el primer juego abrió las puertas para una dañina embestida de tres carreras. Ramírez está enfocado pero Jaspe silenciado, de 7-0 con dos ponches y dos boletos.

Ganar hoy, además de garantizar el pasaporte a la final, proporcionaría un necesario y saludable al pitcheo sureño, en cambio, perder le daría forma a las dificultades sin Paul Estrada disponible, excepto para relevos de emergencia. Mesa confía en que el funcionamiento de Escalona y Gadea en la parte media de las exigencias sea clave, con Aristil levantando su mano.

¡Como aprieta el 0-2! Se observa como un hueco, con las tinieblas fluyendo en todos los rincones. Chinandega intentará la proeza de salir de ese hoyo y ganar tres, algo difícil, muy difícil, no imposible.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus