•  |
  •  |
  • Edición Impresa

De aquel Yurendell de Caster, el temible bateador que logró conquistar la triple corona de bateo (.417, 13 jonrones y 56 carreras empujadas) en la temporada 2012-13 con los Tigres de Chinandega solo vestigios quedaron en esta campaña 2015-16, según el propio jugador que viste el uniforme de los Gigantes de Rivas en la serie semifinal de la edición XI de la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN), que favorece a su novena 2-0 sobre los Tigres, que hoy en el tercer desafío po drían morir en su propia jaula a partir de las 6:00 p.m.

El jugador de Curazao, que este año en la fase regular con los Gigantes en 23 duelos bateó para .326, con cuatro remolques y en la postemporada lo hace para .200 (2/10), el tercer más bajo en el line up, con dos carreras anotadas e igual número de producidas, dice sentirse en deuda pero espera tomar el ritmo en las series de play off de la liga. Además, con su primer indiscutible del primer inning en el cual empujó dos de las siete carreras, cortó una racha de 25 turnos en blanco sin conectar de imparable en postemporada.

“Este año es el peor en mi carrera, tuve buen promedio, pero no empujé las carreras necesarias y quedé a deber un poco en ese aspecto al equipo. Pero eso pasa en el beisbol y espero ponerle fin en estas semifinales y final, si logramos llegar, porque esto aún no ha terminado ante los Tigres. Los directivos me han confiado en mí y creo que por eso aún estoy jugando aquí”, aseguró de Caster.

Yurendel también cree que la inyección que adquirió el conjunto sureño con los refuerzos del Bóer, Anderson Feliz y Júnior Téllez llegó a mejorar a la defensiva y ofensiva en esos aspectos.

“Adquirimos dos refuerzos buenos y esos nos vienes fortalecer para seguir peleando por alcanzar el banderín, pero aún esto no termina.

En cada juego se busca la victoria, los Tigres tienen buen equipo, pero nosotros somos mejores”, refirió el primera base del Rivas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus