•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cierre de temporada regular para Ramón Flores, quizás no fue el más fulgurante. Pero esos momentos quedan en el baúl de los recuerdos que son echados al fondo del mar para nunca más tener memoria de ellos, Ramón “Moncho” Flores lo borró todo convirtiéndose en el alma de los Gigantes de Rivas contra los Tigres de Chinandega en las semifinales de la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN).

Su mánager, el cubano Germán Mesa, hizo una descripción casi perfecta de Flores, anoche tras finalizar el duelo contra los felinos. “Moncho” simplemente es un pelotero casi perfecto, con una velocidad aceptable sobre las bases por sus zancadas, rápido en las coberturas por el jardín izquierdo, seguro con su guante y una amenaza constante con el bate cuando se para en el cajón de bateo.

Este sábado, “Moncho” se fue de 4-3 con dos anotadas. No impulsó carrera esta vez, pero alargó su gran estado de forma. Ciertamente de poco sirve tener una gran temporada regular en números si en postemporada un pelotero se convierte en un anónimo sin sombra. “Tengo una sonrisa de oreja a oreja”, dijo Flores finalizado el partido sin mostrar alardes por su soberbia actuación. “Tenemos que hacer un gran trabajo en la final, vamos a tratar de dar un buen espectáculo, en la final que gane el mejor. Me preparé para tener una buena serie semifinal”, agregó el pelotero, quien se convirtió en el Jugador Más Valioso de las semifinales.

Grandes números 

Flores estuvo fantástico con el madero. Resumió 9 imparables en 17 turnos, 7 impulsadas, finalizando con un lujoso promedio ofensivo de .529. ¿Qué más exigirle a Ramón? En Rivas deben estar contentos con el accionar de su fiera, luciendo como un caballo desbocado y listo para hacerse sentir en la final contra el Oriental de Granada.

Por su parte, el mánager sureño, no ocultó su emoción tras conseguir la misión de llevar a este equipo a la final. Un conjunto construido para esto, pero que increíblemente avanzó hasta semifinales pidiendo cacao, agonizando y cobrando vida en la última semana de Liga con el Bóer muriendo en el camino.

“Esto es lo más grande que le puede pasar a los jugadores, llegar a cumplir el objetivo, estar en la final. Venimos de menos a más y estamos preparados. Todos somos una familia, estamos unidos, y eso hace que esto funcione. Ramón Flores tuvo una gran serie, es el mejor jardinero de Nicaragua, batea sin presión, empuja carrera”, comentó el mánager cubano.

  • 9 hits en 17 turnos (.529) disparó Ramón Flores contra los Tigres de Chinandega.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus