•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Wuilliam Vásquez, quizás el bateador con expresión más triste en la alineación sureña por no haber podido responder a las expectativas, salió de las sombras en el séptimo episodio para quitarle las costuras a una pelota lanzada por el crecido Róger Luque, y empujándola por encima de la pared izquierda, colocó al Rivas en ruta hacia una significativa victoria por 2-0 en la primera batalla de la guerra por el título de nuestro beisbol profesional.

El pitcheo de Carlos Teller atravesando un campo minado inning tras inning, luchando con su tendencia al descontrol, sobreviviendo a tantas amenazas, es merecedor de un reconocimiento. La mayoría de sus siete ceros, estuvieron revestidos de sufrimiento, y en el octavo, todavía intentaba extenderse. El zurdo logró apretar tuercas bajo presión una y otra vez, antes de ser apoyado por los relevos de Sáenz, Escalona y Wilton López. El jonrón de Vásquez en el séptimo y el hit impulsador de Britton en el octavo, golpearon violentamente el entusiasmo de las tribunas en Granada.

La danza de los ceros

En los tres primeros innings, solo un hit de progresión, el que conectó Juan Carlos Torres con Campusano circulando en el inicio del juego. En ese trayecto, nueve bateadores fueron amordazados por los lanzamientos de los abridores Teller y Luque con compañeros en las bases. Tres ponches de Teller, todos en el episodio inicial, incluyendo el de Jonel Pacheco debutando como “Tiburón” y tres de Luque, quien obligó al encendido Ramón Flores a batear para doble play. Como agregado, el Rivas perdió a dos hombres en las bases, Mateo y Jimmy, tontamente atrapados. 

Sin alardear, Luque y Teller continuaron dominantes en el cuarto, y después de una extensión de Luque en el inicio del quinto, Teller se metió en el pozo de las complicaciones boleando a Renato y golpeando a Marín sin out en el cierre, dibujando la situación para el toque de Moisés Flores, avanzando los corredores a posición anotadora. Con conteo de 2-2, Campusano se ponchó ofreciéndole un respiro al zurdo sureño, y Mesa decidió bolear a Ofilio para llenar las bases. Un gran riesgo forzar a Teller con su marcada tendencia al descontrol en ese episodio, a lanzarle sin espacio para desorientarse a Yosmani Guerra. Con conteo eriza pelos de 3 bolas sin strike, Teller logró milagrosamente apretar a Guerra realizando dos buenos lanzamientos, eliminándolo finalmente con un roletazo a segunda para el tercer out. En Rivas, toda la población recuperó el aliento sostenido entre el suspenso largo rato.

Aparece Vásquez y estremece a la luna

¡Qué bien lucía Luque después de sacar los dos primeros outs del séptimo inning! Había retirado a nueve consecutivos y en ninguno de los seis episodios anteriores enfrentó a más de tres bateadores, aprovechando dos “Gigantes” atrapados en las bases y un batazo para doble play. La luna, apacible, sonreía. Nadie captó que cerraba un ojo, lista para ser estremecida. Toda la efectividad y serenidad de Luque fue destrozada por el batazo de Wuilliam Vásquez por encima de la pared del jardín izquierdo. La multitud aturdida, inmovilizada, enmudecida, vio cómo el artillero de súbito despertar, le daba la vuelta al cuadro adelantando al Rivas 1-0. 

En el cierre, casi desaparece esa diferencia cuando un error de De Caster abrió las puertas para una posibilidad del Oriental. El inicialista no pudo controlar un roletazo fácil de Iván Marín, y el hit inmediato de Juan Oviedo, funcionando como emergente por Moisés Flores, le dio forma a una seria amenaza.  El batazo de buen bount a tercera conectado por Campusano con Marín avanzando desde segunda, pero distante, precipitó a Anderson Feliz a soltar la pelota hacia Jimmy en la intermedia, consiguiendo el segundo out, pero sin impedir el desplazamiento a tercera de Marín, con un pitcher de tendencia wild. Pero Teller se creció y ponchó a Ofilio reteniendo con el corazón en los dientes el 1-0.

El sello de la victoria

Hit de Yurendel en el inicio del octavo fabricó una opción que el Rivas supo aprovechar para ampliar 2-0. Mark Joseph entró a correr por De Caster y Allen se sacrificó para colocarlo en segunda. Después de fallar Feliz, un hit flojo de Britton empujó a Joseph estirando la ventaja y dejando al Oriental contra las cuerdas.

Teller es retirado por bolear a Guerra, el primer bateador del octavo por los Tiburones. Entró José Luis Sáenz y con dos outs, hit de Linares lo saca del escenario. El zurdo Escalona es llamado para enfrentar al zurdo Renato Morales, y Marval responde enviando al plato a Janior Montes, un bateador de 114 puntos en la temporada, quien entrega mansamente el último out.

En el noveno, Wilton López terminó de apretar el cuello de los orientales y Rivas se apuntó la primera victoria de la final por 2-0 con su pitcheo, encabezado por el inseguro Teller, inmovilizando el bateo enemigo.

  • 6 de la tarde jugarán los Gigantes y el Oriental el segundo partido de la Serie Final en Rivas.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus