•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En un partido como el de anoche, dominado por el pitcheo, se necesitaba uno de esos batazos fulgurantes que rompiera la virginidad. Wuilliam Vásquez apareció en escena, sacó su madero en el séptimo inning, conectando y depositando la pelota detrás de la barda, un solo swing rompió con el cero y abrió la puerta para que Rivas triunfara 2-0 contra Granada en el primer desafío de la gran final.

Según Vásquez, nunca llegó al plato pensando en que pegaría el jonrón solitario. “Era un juego muy cerrado y difícil, busqué el contacto y salió el cuadrangular. Tenemos que seguir adelante y hacer nuestro trabajo”, comentó el artillero de los Gigantes de Rivas, que se fue de 4-1, con una impulsada.

Pero no solo Vásquez fue clave en el triunfo. El jardinero central del equipo, Dwight Britton, ligó el imparable remolcador en el octavo episodio que finalmente mató las aspiraciones del Oriental, un equipo que lució errático en el bateo, desaprovechando los momentos en que podían producir carreras, jamás llegó el batazo oportuno.

“Hubo un tremendo pitcheo de ambos equipos, me concentré a la hora de hacer el trabajo y me salió el hit. Gracias a Dios logramos la victoria, ahora volvemos a nuestra casa y esperamos seguir en este rimo”, dijo el costeño.

Dominante

Por su parte, el zurdo Carlos Teller, quien se adjudicó el triunfo tras lanzar 7 innings, ponchar a 5 hombres, regalando 6 boletos, una cantidad terrible que al final no tuvo consecuencias, señaló que en los momentos más difíciles es cuando mejor se sintió en la colina.

“Uno se desespera, pero hay que mantener la calma. Vengo tirando más strikes ahora, di algunos boletos, pero pude hacer el trabajo, controlando a los bateadores. En esos momentos de presión es cuando mejor hago las cosas”, comentó el zurdo, quien le dio la primera victoria a los Gigantes y está listo para reaparecer en el cuarto desafío de la serie.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus