•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rivas se agiganta cada día más y el Oriental de Granada empieza a sentir temor. Anoche los sureños volvieron a danzar en la cuerda del triunfo, guiados por el pitcheo de un Paul Estrada que atravesó ciertas complicaciones pero finalmente pudo superarlas adjudicándose la victoria tras 7 innings de labor y una carrera permitida.

“Era importante salir con la victoria en casa, teníamos que hacernos respetar en casa. Estamos 2-0, ellos van a seguir batallando seguramente. Ellos tienen un gran equipo, me sentí bien, traté de lanzar pitcheos bajitos, es cierto que tenía una ventaja amplia, pero estaba lanzando como que si el juego estaba 0-0”, comentó Estrada al colega Miguel Mendoza de Radio La Primerísima.

Rematarlos

A pesar de estar en ventaja 2-0 en la serie, en Rivas nadie canta victoria. El único que habló con un poco de atrevimiento fue Jimmy González, pero sin sobrepasar los límites.

“Este es el momento de no dejar levantar al muerto, este va a ser un juego importante porque estaríamos a un juego de ganar el título. Primero Dios que las cosas sigan saliendo bien, Granada es bueno, nos dieron duro en la etapa regular, pero ahora todo cambia. A mí me gustaría una barrida, pero sé que es difícil, hay que hacer el trabajo, no hemos ganado todavía”, dijo González.

Otro de los que se mostró exultante fue el manager cubano Germán Mesa. “Vamos juego a juego. La ofensiva y el pitcheo nos están llevando hasta aquí, les he dicho a mis jugadores que tengan confianza, ellos son peloteros de final, y allí lo están demostrando. No nos podemos confiar y debemos seguir con la guardia en alto”, dijo el timonel sureño, quien anunció que el abridor del tercer juego será Jonathan Aristil o Jonathan Loáisiga.

Por su parte, Ramón Flores comentó que “esto todavía no se acaba, pero vamos con todo. Tenemos dos pies adelante”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus