•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El campeonato es largo, pero la paciencia sigue siendo muy corta. El futbol nicaragüense cambió el estilo de sus certámenes hace poco menos de diez años  pasó de ser un campeonato largo a torneos cortos, pero la idiosincrasia no se modificó para nada y no creo que pase.

Más allá de la ambición de los clubes por quedarse con el título del Clausura y aspirar al campeonato nacional, este torneo iniciará con la singular característica de que el 50 por ciento de equipos estrenará directores técnicos. Los cambios de estrategas de un torneo a otro es casi una tradición y responde principalmente a la intolerancia a procesos de mediano y largo plazo de algunos clubes.

No importa que la competencia tenga 18 jornadas, todo sigue igual en lo que respecta a la labor de los técnicos. Los niveles de paciencia y ansiedad no disminuyen y la cabeza del DT sigue siendo lo que primero rueda en los equipos, ya sea por renuncia, muchas veces bajo presión y otras por despido. La historia es siempre la misma, los resultados marcan los tiempos de un entrenador en el banquillo.

Como de costumbre, varios de los técnicos que inician el Apertura acaban siendo relegados en el Clausura. Es razonable que algunas variantes se den por la incomprensión definitiva entre cuerpo técnico, jugadores y directiva, situación no muy común y en otras instancias por un proceso natural de desgaste, pero casi siempre los cambios responden a los marcadores, incluso cuando el técnico no acaba de aplicar su filosofía.

Los casos  

Entre los casos más recientes, por mencionar algunos, están el del costarricense Marvin Solano, exentrenador del Walter Ferretti, que sustituyó al brasileño Flavio Da Silva a partir de la quinta fecha del Apertura. La eliminación en semifinales del campeonato cortesía de la UNAN-Managua le costó el empleo.

El colombiano Javier Londoño, que asumió las riendas de los Caciques del Diriangén en la recta final del torneo pasado, fue dado de baja por el equipo diriambino a mediados de esta semana, cuando el equipo se preparaba para debutar en el Clausura. Llevar al equipo a la final no fue suficiente, de hecho la historia pudo ser distinta, de no ser que sucumbió en la lucha por el título contra el conjunto universitario.

Carlos Zambrana fue el último en irse. El Managua FC anunció ayer a José Thomas Traña como nuevo estratega de los ‘Leones Azules’, aunque el movimiento responde verdaderamente a la presencia de Flavio Da Silva en el equipo. El entrenador carioca fungirá como técnico de la Juvenil Especial y será asistente técnico de Traña. Evidentemente es un asunto de etiquetas, Flavio será la voz cantante.

En los otros casos, el hondureño José Valladares ocupará el lugar que dejó Solano en el Ferretti y el español Mario Reig se sentará en el banquillo diriambino. Ocotal también estrenara técnico, será el panameño Jaime Riales, quien fuese asistente técnico en el Tauro FC.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus