•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Everth Cabrera ha demostrado ser un deportista valiente y luchador. Como cualquier persona ha cometido errores y seguirá haciéndolo, como es la naturaleza humana. El detalle es que el nandaimeño no es visto como un sujeto común y corriente. Cabrera pertenece a la élite de figuras que representan a una nación en la mejor pelota del mundo, la Major League Baseball (MLB).

Por ende, las acciones buenas y malas del campo corto nicaragüense quedarán expuestas a las críticas, constructivas o destructivas. Lastimosamente, los malos comportamientos de un deportista como él, provocan más señalamientos negativos que positivos y el propio Cabrera lo reconoce.

Sin embargo, dispuesto a pelear otra guerra, esta vez la de la vida y no en un campo de béisbol como lo ha hecho mayormente, Cabrera reapareció en público tras una serie de conflictos en los que se vio involucrado, derivados del uso de drogas, que lo hizo tocar fondo cuando fue internado en el Hospital Psiquiátrico de Managua.Everth Cabrera está dispuesto a jugar con la Selección Nacional de Beisbol.

Este viernes, durante el tercer partido de la Serie Final de la Liga de Béisbol Profesional Nacional, Cabrera respondió a los cuestionamientos de la prensa nicaragüense y en entrevista exclusiva  con el periodista Levi Luna, de Telenica Canal 8, reconoció sus errores, ambientó cuáles son sus objetivos a corto, mediano y largo plazo, en su vida cotidiana y como pelotero profesional.  

“Estoy agradecido con la vida, porque uno cae en errores, pero trato de enfrentar los problemas de la mejor manera posible, para salir del hoyo... Ganas me dan de ponerme un uniforme y salir a jugar, de verdad que se siente esa energía positiva en lo que es el béisbol de Nicaragua”, aseveró Everth, quien en 2012 lideró la Liga Nacional en el departamento de bases robadas con 44, más que cualquiera en Las Mayores.

“La verdad es que prácticamente dejé de jugar, porque sabía que el fanático iba a criticarme si fallaba, obviamente no son conformistas. Además se vería mal, tuve una suspensión en 2013, después otro problema con las autoridades de Estados Unidos, todo eso se junta y uno cae en problemas. Se te mete una depresión fuerte y empiezas a pensar cosas. Pero estoy agradecido con mi gente de Nicaragua, hay unos que opinan positivo y otros negativos, pero me tiene sin cuidado, me siento contento, mi corazón limpio, mi mente clara y agradecido con la vida”, dijo Cabrera.

Fama enfermiza

“La fama es una de las cosas más difíciles, de hacer un Juego de Estrella a salir suspendido y tener tantos problemas, me creé buena fama y también mala fama. Es bastante difícil administrar la fama. Todo debe ser paso a paso, así voy en mi rehabilitación. Ya me siento estable de mi mente, sé lo que quiero y sé qué puedo hacer, hasta dónde llega mi capacidad”, reflexionó.

“Lo que más me ha impulsado siempre es la pobreza en que nosotros vivimos en Nicaragua y cómo sobresalir. Quiero ser un ejemplo para la juventud. Quiero que la gente no solo diga que buen pelotero es Cabrera, quiero que digan que buena persona es Cabrera. He logrado lo que tengo por la humildad y como dicen, con el poquito de dinero y fama que uno agarra aquí estoy con los pies sobre la tierra”, declaró el pinolero, quien en el 2013 fue suspendido por 50 juegos, por el uso de sustancias dopantes de la Clínica Biogénesis.

“Soy consciente que tengo un problema. Me gusta enfrentar los problemas, así como la suspensión del 2013, fui el único pelotero que salió de los Estados Unidos sin inconveniente, no reclamé nada y aquí estoy. Quiero tratar de relacionarme más con los niños, con los de escasos recursos, para motivarlos de que si se puede salir de la pobreza, lo que se necesita es un impulso”.

“Cuando estuve internado miré el problema y recapacité de manera positiva al salir de ahí (del Hospital siquiátrico). Muchos de mis amigos son drogadictos, pero quieren salir de ahí, uno de ellos lo logró y es un ejemplo para mí. Eso me motiva a querer recomponer lo que he hecho”, expresó Cabrera.

Planes con la Selección

Durante su visita al Estadio Toque Tadeo Zavala, en Granada, el exjugador de las organizaciones de los Padres de San Diego, Orioles de Baltimore y Gigantes de San Francisco, sostuvo una charla con Marvin Benard, mánager de la Selección Nacional de Béisbol, que participará en el Preclásico Mundial de Mexicali, México, entre el 17 y 20 de marzo próximo. La conversación entre timonel y jugador sirvió para aclarar dudas sobre la participación de Everth en dicho certamen.

“Me dijo (Benard) que tratará de estructurar un buen campo de entrenamiento y de formar el mejor equipo posible, para tomar la mejor decisión de quiénes serán los que van a ir a la Selección, de los que vamos a competir con la Selección. Le decía a Marvin que el talento está ahí, pero lo que falta es una motivación extra para salir a ganar. Estoy ansioso por salir a jugar, ya estoy entrenando, tengo cuatro días y en unas dos semanas mi cuerpo se adaptará a la física y estaré listo para estar con la Selección”, reconoció el nandaimeño.

Aclaró además que desea volver al béisbol organizado, pero prefiere darse un tiempo antes de buscar una oportunidad. “Sí me gustaría regresar al béisbol de las Grandes Ligas, pero no este año. Quiero rehabilitarme completo, comenzar con los dos pies sobre la tierra y ayudar a los jóvenes, crear una academia para que practiquen deportes, el que sea”, dijo.

“Me siento agradecido por toda la fanaticada nicaragüense que siempre me da buenas vibras, que me apoya e igual con los que opinan, porque todos tienen derecho de opinar en lo que piensen. Agradecido con la juventud que siempre me saluda en las calles, con los niños que son lo que motivan a uno a seguir adelante, que te pegan un grito y eso te hace retroceder un poco y pensar de dónde saliste vos y hacia dónde vas”, reflexionó el pelotero. No obstante, aunque Cabrera se muestra sumamente arrepentido, a partir de ahora tendrá que demostrar sinceridad a través de sus acciones.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus