•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se dice que en las guerras solo hay dos caminos, rendirse o derrotar al enemigo. Oriental y Rivas ni se rendían, ni se imponían, y el duelo avanzaba rumbo hacia la eternidad, hasta que Yosmani Guerra disparó un triple y Jimmy González perdió una pelota enviada por Darrel Campbell en busca de un doble play salvador. En ese momento, parte alta del inning 13, se quebró el empate 3-3 forzado por el equipo sureño con dos vibrantes reacciones en los innings 8 y 9, aprovechando el bateo productivo de Wuilliam Vásquez con jonrón de dos carreras y un cohete. El Oriental agregó otra carrera de gran utilidad con elevado impulsador de Campusano, antes de garantizar un triunfo sufrido por 5-4 que equilibra la serie después de cuatro juegos, agigantando lo intrigante en el futuro inmediato.

HASTA CUBILLÁN FALLÓLos Orientales empataron la serie final.

En los últimos innings, lo único seguro fue la inseguridad. Incluso Darwin Cubillán fue agredido y por vez primera le fabricaron carrera para un segundo empate 3-3 en el noveno, después del 2-2 logrado en el séptimo. Finalmente, pese a esos dos resurgimientos, Rivas cayó 5-4 al agrietarse una vez su defensiva, que con dos fallas en el noveno, una de Campbell y otra de Britton, permitieron adelantarse al Oriental 3-2.  El terco Vásquez, impulsador de las cuatro carreras sureñas, envió una última señal de vida en el cierre del décimo tercero estrechando las cifras 5-4, pero no fue suficiente para volver a sacar de las brasas al Rivas.

Los abridores Fidencio Flores y Jonathan Aristil se enfrascaron en un duelo de cuatro ceros, con Flores más dominante en apretar tuercas. El quiebre de la inutilidad ofensiva se produjo en el inicio del quinto, cuando el casi siempre inadvertido Iván Marín abrió con hit y Campusano se sacrificó para facilitarle posición anotadora al grueso de la artillería oriental. Falló Ofilio y prudentemente, sin mirarle el average, fue boleado intencionalmente Jonel Pacheco. Un buen momento para el funcionamiento de Juan Carlos Torres que con un hit al bosque derecho, impulsó a Marín estableciendo el 1-0, haciendo repicar las campanas en Granada.

MARÍN COMO UN ACRÓBATA

La posibilidad de forzar un empate se le presentó al Rivas en el cierre del sexto, pero la falla de Vásquez en intento de sacrificio con Jimmy en primera por boleto, alivió a Fidencio. Un bombo que atrapó el receptor, facilitó el primer out inmovilizando al corredor. Después, la acrobática atrapada de Marín en la zona corta del left field que hizo sentirnos en las butacas del Circo del Sol. Fue un persecución apurada pero sin desesperación, con el aliento de todos los espectadores sostenido, y un manejo extraordinario del control muscular por parte de Marín, para lanzarse hacia delante por la pelota, de espaldas al plato, y  realizar un out sacado de la lámpara de Aladino. Boleado intencionalmente De Caster, el crecido Fidencio silenció a Luis Allen, sumergido en un slump de 9-0 hasta ese momento, asegurando un cero valioso.

Acercándose al aporte de Cubillán en el cierre de juego,  el Oriental agregó su segunda carrera en el inicio del séptimo sacándole provecho al hit de Ofilio con un out, quien avanzó a segunda por roletazo de Pacheco,  siendo empujado por el hit corto de Donell Linares después del boleto intencional a Torres. El 2-0 hundió dos pulgadas las esperanzas de la multitud que masticaba uñas.

FIDENCIO ESTUVO CRECIDO

Fidencio inició el cierre del séptimo otorgándole base por bolas a Feliz, pero Britton se ponchó antes de la alteración de su sistema nervioso, que lo empujó a un enfrentamiento con el pitcher Flores, con multa aplicada a los dos, y un agregado al protestante Germán Mesa. Fallaron Ramón Flores y el precipitado Darrel Campbell, que atacó el primer lanzamiento, desvaneciendo la posibilidad de resurgimiento sureño.

La salida de Fidencio por Wilder Rayo hizo crecer a Jimmy frente al plato. Su hit preparó el escenario para que Wuilliam Vásquez culminara un turno largo con un impresionante trancazo por encima de la pared del jardín derecho, borrando la desventaja de 0-2, equilibrando la batalla y reactivando el suspenso.

ENTRA WILTON Y FALLA LA DEFENSA

Con Wilton López en la colina, dos errores, uno de Campbell en tercera y otro de Britton entrando a interceptar un hit corto de Moisés Flores, escapándose la pelota hasta el fondo, adelantaron al Oriental 3-2. La pesadumbre cubrió el estadio sureño sabiendo que Cubillán, pistola en mano, estaba listo para otro de sus remates. Eso no ocurrió. Un largo batazo de Britton a lo profundo del center, bien fildeado por Campusano, envió un mensaje de no bajar las brazos. Doblete de Ramón Flores entre la discusión de si pisó o no la inicial, estimuló al Rivas. Falló Campbell pero Jimmy fue golpeado, abriéndole espacio frente al plato a Vásquez. Una cuchillada al jardín derecho remolcó a Moncho y la pizarra volvió a equilibrarse 3-3 con las tribunas enloqueciendo.

Finalmente, en el inning 13, el desenlace con la falla defensiva de Jimmy recibiendo un tiro de Campbell, facilitando el par de carreras que sentenciaron al Rivas, neutralizando la cuarta carrera impulsada de Wuilliam Vásquez. El 5-4 favorable al Oriental deja a los dos equipos abrazados 2-2 después de cuatro juegos. Hoy, Carlos Teller contra Róger Luque, como en la primera batalla.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus