•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Panthers de Carolina hicieron valer el poder de su juego ofensivo y alcanzaron la final de la Conferencia Nacional (NFC) al vencer por 31-24 a los Seahawks de Seattle, los campeones defensores del título, en el segundo partido de la Ronda Divisional.

La ventaja de 31 puntos con la que acabó la primera parte fue una renta suficiente que permitió a los Panthers aguantar la presión de de los Seahawks en la segunda, en la que estuvieron muy cerca de darle la vuelta al marcador.

Pero no lo consiguieron y los Seahawks quedaron eliminados sin que puedan seguir en la defensa del título y llegar por tercer año consecutivo al Super Bowl de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL), que este año se va a disputar en Santa Clara (California).

Mientras que los Panthers tendrán de rivales en la gran final por el título de campeones y un boleto para el Super Bowl 50 a los Cardinals de Arizona, que el sábado en tiempo de prórroga derrotaron 26-20 a los Packers de Green Bay.

El mariscal de campo Cam Newton lanzó para una anotación y el corredor Jonathan Stewart, que volvió de una lesión, hizo dos anotaciones por tierra para ser las armas de la ofensiva de los Panthers, que ganaron, pero no convencieron ni hicieron un buen final.

Remaron fuerte

El equipo con la mejor marca de la temporada regular (15-1) se encontró con una primera parte en la que la defensa de los Seahawks no supo descifrar el juego de Stewart, que se iba a convertir en factor clave de la ofensiva de los Panthers.

Stewart, que se había perdido los tres últimos partidos de la temporada regular con una lesión en el pie izquierdo, completó el duelo ante los Seahawks con 19 acarreos y 109 yardas ganadas por tierra.

Newton no brilló, pero hizo su trabajo y aunque fue superado en el duelo individual por Russell Wilson, su aportación fue más práctica ya que ayudó al triunfo de los Panthers.

El mariscal estelar del equipo de Carolina completó 16 de 22 pases para 161 yardas, hizo un envío de anotación, no permitió interceptaciones, lo derribaron una vez y colocó en 108.3 el índice de pasador.

Mientras que el defensivo Luke Kuechly logró una interceptación y regresó el balón hasta la zona de las diagonales, que al final sería la que también hiciese la diferencia.

Pagaron caro

Los Seahawks, que tuvieron marca de 11-7 en temporada regular, dos veces consecutivas campeones de la NFC, entraron al partido en la segunda mitad, cuando consiguieron sus 24 puntos, pero fueron insuficientes para aspirar a la victoria.

Los campeones de la NFC confirmaron la tendencia de toda la temporada de no ser consistentes el partido completo en su juego defensivo y ahí les costó el derecho a seguir en la lucha por estar en el Super Bowl.

Wilson fue el mejor del equipo al completar 31 de 48 pases para 366 yardas con tres envíos de touchdown, dos interceptaciones, lo derribaron cinco veces y bajó a 91.1 el índice de pasador.

Junto a Wilson el hombre más importante de los Seahawks en el ataque fue el receptor abierto Jermaine Kearse, que hizo 11 capturas para 110 yardas con dos anotaciones.

Mientras que la vuelta del corredor estelar Marsshawn Lynch no le resultó a los Seahawks factor ganador al quedarse con solo seis acarreos y apenas 20 yardas de ganancia, inferior a las 32 que logró Wilson en los tres avances que hizo por tierra, uno de ellos de 14 yardas. Sin la aportación de la ofensiva terrestre los Seahawks tampoco pudieron contrarrestar la inspiración de Stewart.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus