•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La pregunta, repetida constantemente durante una temporada pasada marcada por el reinado de Novak Djokovic, se repite de nuevo en Melbourne, donde comienza hoy el Abierto de Australia 2016: ¿Quién puede poner fin al dominio absoluto del número uno mundial?

Por ahora existe una certeza, el serbio no ha levantado el pie del acelerador después de su casi perfecto 2015 (11 títulos, 3 de Grand Slam, 82 partidos ganados y 6 perdidos).

Llega al primer grande de la temporada tras sobrevolar en Doha, torneo que ganó sin perder un set. En la final sometió a Rafael Nadal por 6-1 y 6-2. El español se rindió al serbio: “Nadie nunca ha jugado tan bien”.

Con esta demostración Djokovic alcanzó los seis torneos ganados de manera consecutiva, entre ellos el US Open y el Masters, con una serie de 26 victorias en los últimos 27 partidos.

Su última derrota en un partido de eliminatoria directa fue en agosto ante Roger Federer en la final de Cincinnati. Fue también el suizo el que le ganó en la liguilla del Masters, en Londres, en noviembre.

La leyenda de 34 años ha sido el único capaz de molestar al jugador de Belgrado, aunque su balance en los últimos meses es muy desfavorable; seis derrotas en 10 partidos, entre ellos la final de Wimbledon, la del US Open y la del Masters.

Wawrinka, el factor psicológico

Con el resto de jugadores la autoridad del serbio es todavía mayor. Nadal, Andy Murray, Tomas Berdych y Jo-Wilfried Tsonga han perdido 9 de sus 10 últimos partidos ante el invencible ‘Nole’.

Quizás el rival con menos desventaja psicológica sea el suizo Stan Wawrinka, el hombre que le privó de ganar Roland Garros la pasada primavera, aunque tiene un balance de 18 derrotas en 20 partidos con el serbio.

Además del triunfo en París, Stan ‘The Man’ puede presumir de ser el único jugador en haber ganado a Djokovic en el Abierto de Australia en las últimas cinco ediciones. Ocurrió en los cuartos de final de 2014, cuando acabó logrando su primer torneo del Grand Slam.

¿Y si este Abierto de Australia fuera finalmente el escenario de un salto de generación? Con un grupo de casi treintañeros mandando en la ATP y las antiguas esperanzas Milos Raonic, Grigor Dimitrov, Kei Nishikori o Marin Cilic por debajo de lo esperado, quizás los veinteañeros tiren la puerta.

Entre estos destacan el suizo Dominic Thiem (22 años), los australianos Nick Kyrgios (20) y Thanasi Kokkinakis (19), el croata Borna Coric (19), el checo Jiri Vesely (22), el coreano Hyeon Chung (19 y primer rival de Djokovic) o el alemán Alexandre Zverev (18).

La incógnita Serena

En categoría femenina la gran incógnita es saber si la reina del circuito, la estadounidense Serena Williams, está en las condiciones físicas necesarias para afrontar el primer grande del año, siempre marcado por las altas temperaturas.

La jugadora de 34 años ha visto perturbada su preparación por un problema en la rodilla, abandonando en la Copa Hopman.

Además está el aspecto psicológico, después de caer ante la presión en el US Open, donde fue eliminada en semifinales por la italiana Roberta Cinci cuando estaba a punto de lograr el Grand Slam en 2015.

En Australia tendrá otra oportunidad de alcanzar los 22 títulos de Grand Slam, la marca que detenta la alemana Steffi Graf.

¿Posibilidad para sus rivales? Ninguna parece llegar en su mejor momento. La rumana Simona Halep (No. 2) tiene un problema en el tendón de Aquiles, la española Garbiñe Muguruza (No. 3) fue eliminada en Brisbane, condicionada por las ampollas, y la rusa Maria Sharapova, última finalista, no jugó en este torneo por una lesión en el brazo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus