•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Oriental lo logró con el corazón inflamado. Se impuso 5-2 arremetiendo con dos outs a última hora, equilibrando la Serie 3-3. En la próxima parada de esta Serie Final, entre el cielo de la conquista y el infierno de la frustración, se encuentra el tan buscado banderín. No hay más allá. El hit de Jonel Pacheco con las bases llenas contra Wilton López en el noveno inning estiró el suspenso al séptimo juego, el de máxima presión. Un error en tiro de Wuilliam Vásquez agrandó la diferencia a tres carreras, sepultando las esperanzas de resurgimiento del Rivas, atornillado en el cierre por el pitcheo de Darwin Cubillán después del hit de Anderson Feliz, última señal de vida de los sureños.

En el noveno, con la pizarra 2-2 desde el cuarto inning, entró Wilton López con su experiencia, sabiduría, sangre fría y lo que tiene de cuerda en su brazo, como un factor de seguridad. Nadie lo ha sido en esta serie. Wilton sacó dos outs, pero fue golpeado por un cohetazo de Fausto Suárez. El hit de Campusano colocó hombres en las esquinas con Ofilio en turno. Peligro inminente. Con 3 y 2, Castro fue boleado y se llenaron los costales. Máxima expectación con Jonel Pacheco frente al plato. El conteo fue a tres y dos y Pacheco estuvo fauleando incansablemente todo lo que parecía strike, hasta que obtuvo su lanzamiento y asestó la estocada matando al Rivas. El error en tiro de Vásquez terminó con cualquier duda.

OTRO INICIO TENEBROSO PARA RIVAS

¡Qué oscuro se vio el parque sureño en el inicio del juego! Tres fallas defensivas ocultaron la claridad y facilitaron par de carreras al necesitado Oriental. Jimmy no asistió a cubrir primera con De Caster moviéndose hacia delante y el abridor Estrada bajando del montículo por su izquierda para tomar el machucón de Campusano; el tiro de Feliz fue infelizmente desviado hacia primera después de tomar un batazo de Juan Carlos Torres; y Jimmy estuvo fatal recibiendo un batazo de Renato y tirando mal. En medio de esa confusión un hit limpio de Pacheco, agregándose a los apuntados a Campusano y Torres. Apenas iniciando el juego, la fanaticada del Rivas estaba masticando amargura al ver a su equipo atrasado 2-0. Una mala señal.

En el cierre, estuvo a punto de ser ahogado por la presión de tener las bases llenas con dos outs, pero dominó a Allen casi sin esfuerzo, obligándolo a roletear al short. En el primer tercio del juego, ese fue el momento más excitante para el público. Después de dos outs, Vásquez disparó doble, Mateo recibió boleto y Yosmani falló en tiro sobre un batazo de Yurandel, llenando las bases. Fue en ese momento que Allen desapareció como amenaza y Rodney Rodríguez colgó el cero.

Allen volvió a disponer de otra oportunidad para contribuir en el tercero, cuando después de dos outs, Mateo y Yurendel dispararon hits, pero el salvador del juego dominical sacando a Rivas del hoyo falló otra vez con un elevado a segunda. En dos turnos de Allen, cinco compañeros dejados en circulación. ¡Qué desperdicio! Eso deben haber pensado en las tribunas.

UN ERROR FACILITA BORRAR VENTAJA

La segunda falla defensiva del Oriental, un mal tiro del pitcher Rodríguez a primera sobre un machucón de Obregón en el cierre del cuarto, fue aprovechado por el Rivas para fabricar dos carreras impulsadas por roletazo de Feliz y doble de Jimmy, saliendo de un bajón de voltaje de 9-0. El batazo de Obregón era el segundo out después del hit de Ramón Flores, pero en lugar de esa clarificación, provocó la complicación que borró la ventaja del Oriental.

El mánager Marval dejó de confiar en Rodríguez, agredido en el segundo juego, y lo sacó del escenario, haciendo entrar a Gustavo Martínez para el quinto inning. Un doble play después del hit de Mateo despejó el panorama al relevista, pero el golpe a Allen y dos wild que lo llevaron a tercera, levantaron al público de sus butacas, que volvió a sentarse al fallar mansamente Britton, sin poder sacarle provecho a la opción.

El Oriental estuvo cerca de desequilibrar en el inicio del séptimo, cuando un largo toque de bola de Fausto Suárez provocó un mal tiro de Jimmy a la inicial, permitiéndole instalarse en segunda sin out. La ecuación era difícil de resolver, próxima al álgebra superior, pero Estrada lo logró ponchando a Campusano, quien intentó tocar y dominando a Ofilio y Pacheco, dos bateadores cuchillo en mano. Un cero de gran significado sosteniendo el empate.

ÚTIL RELEVO DE MARTÍNEZ

Impresionó Martínez ponchando a tres en el séptimo, extendiendo a siete los outs consecutivos, y en el inicio del octavo Mesa retira a Estrada después de sacar out a Juan Carlos Torres sin haber llegado a 100 lanzamientos y trae al zurdo José Escalona, quien después de tres bolas seguidas a Yosmani, lo obliga a roletear a segunda con el conteo completo y domina a Renato para el séptimo cero al Oriental después de las dos carreras del inicio.

La extraordinaria atrapada de Renato decapitando un batazo envenenado de Yurendel en el cierre del octavo proporcionó el más valioso out del juego, evitando un extrabases. Esa jugada hizo improductivo el hit de Allen. Después del ponche a Britton, el boleto intencional a Moncho deja la responsabilidad frente al plato en los hombres de Omar Obregón, limitado a solo un hit en la serie. Mesa solo volvió a ver levemente a Darrel Campbell, quien decidió la batalla del domingo y decidió dejar a Obregón. El suave batazo de Obregón fue hacia el pitcher y la amenaza terminó.

Entró Wilton López con su experiencia, sabiduría y sangre fría, a trabajar en el noveno. Sacó dos outs, pero luego flaqueó y el Rivas se hundió.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus