•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una monumental caravana  que aglomeró a miles de rivenses recorrió la tarde de este jueves  las calles de esta ciudad sureña, para festejar el  campeonato  de la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN), obtenido la noche del miércoles por los Gigantes de Rivas.

El equipo “naranja”, como son conocidos los Gigantes, por el color de su uniforme, se coronó al vencer en el séptimo juego de la final  4x3 al Oriental de Granada  y desde que cayó el out 27, los rivenses  iniciaron a festejar a lo grande por los diversos barrios de esta ciudad y otros hasta se trasladaron a Ochomogo a esperar al equipo para ingresar en caravana.

Melva Espinoza, miembro de la llamada barra brava del equipo rivense,   aseguró que desde que culminó el partido en Granada, la fanaticada se organizó para ir  a recibir a los monarcas en el puente de Ochomogo, ubicado en el kilómetro 80 de la carretera panamericana,  que es el límite departamental entre Rivas y la Gran Sultana.  

PREMIO AL SACRIFICIO

“Esto había que celebrarlo a lo grande, porque Rivas se lo merece y hoy después de esta gigantesca caravana continuamos con una fiesta hasta el amanecer con el grupo “Los Mokuanes”, precisó. Como parte de la gigantesca celebración, el alcalde de Rivas, Wilfredo López, declaró  ayer  día de  asueto.

El fanático sureño  Alexander Villagra ambientó que la pomposa celebración  por  el título obtenido en la Liga  Profesional se debe a que esta ciudad es meramente  beisbolera. “Los Gigantes han venido a llenar el vacío que ha dejado el equipo de beisbol de Rivas de la Primera División, e incluso tenemos más de 30 años de no ganar un título en esa liga”, acotó

A la celebración también  se desbordaron fanáticos de otros municipios de Rivas, que se aglomeraron en el estadio Yamil Ríos Ugarte, que fue el punto de salida de la caravana.

El rivense Carlos Mairena, también miembro de la barra  brava, señaló que  no se perdió un solo juego de la temporada y que él, junto a otros miembros de la barra, fue víctima de agresiones en los estadios de Chinandega, Managua y en la final contra Granada.  

“Pero todo este esfuerzo valió la pena y los rivenses teníamos fe en que ganaríamos el campeonato, yo en dos ocasiones fui descalzo al santuario de Popoyuapa a pedirle a Jesús del Rescate que nos ayudara a ganar el título y aquí estamos celebrándolo a lo grande”,  concluyó Mairena.

Cabe señalar que este es el segundo título que consiguen los Gigantes de Rivas en la Liga de Béisbol Profesional Nacional, ya que en la  temporada 2013-2014, se coronaron frente al Bóer, justamente en el año en que hacían su debut en este certamen.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus