•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por más de cinco meses, el dedo índice de la mano derecha de Edgar Tijerino Mantilla danzó imparablemente sobre el teclado de su computadora, saltando de tecla en tecla, dándole forma a las treinta historias de figuras cumbres del deporte que el veterano cronista cuenta en su nuevo libro “Solo fieras”, que fue presentado ayer junto a la obra “Huellas del beisbol”, de René Pineda y Agustín Cedeño.

El considerado mejor redactor deportivo de este país habla sobre su experiencia al escribir esta nueva obra, los planes que tiene como escritor y adelantos de su próximo libro “Yo vago”.  

Está circulando el libro “Solo fieras”. ¿Está satisfecho con su nueva obra?

Sí. Lo único es que la idea era presentar noventa figuras, pero el libro hubiera sido muy extenso, entonces decidí separarlo en tres partes, cada una con un nombre distinto. La segunda entrega la voy a hacer el año entrante, después de que publique uno vivencial que estoy trabajando para presentarlo en este año.

¿Qué fue lo más complicado de escribir “Solo fieras”?

Lo más difícil fue la escogencia, ese momento de escoger quiénes van y quiénes todavía no deben aparecer. El asunto es que yo sigo pensando que hay algunas figuras cumbres que deberían estar ahí, sobre todo del aspecto internacional, pero era muy complicado ponerlos a todos. 

¿Quiénes más considera que debieron aparecer en esta primera entrega?

Nolan Ryan, Pete Rose, Barry Bonds, Roberto “Manos de Piedra” Durán, entre otros.

¿En qué basó la escogencia de las treinta figuras deportivas que aparecen en el libro? 

En principio me dejé guiar por la admiración que yo siempre he sentido por algunos personajes internacionales, y de los nacionales no hay discusión. Los demás ya irán saliendo poco a poco.

¿Por qué titularlo “Solo fieras”?

Por la gente escogida. Uno le dice fiero a alguien que está por encima del nivel habitual de rendimiento. Son figuras fuera de serie. Lo pude haber titulado “Los pura sangre”, pero también estaba buscando un título corto. Además lo titulé de esa manera porque sin duda alguna todos los que parecen ahí pueden ser llamados fieras.

¿Cuánto tiempo le llevó escribir esta última obra?

Entre cinco y seis meses. Fue un poco trabajoso porque la fuente principal eran escritos míos. Algunos de esos atletas tienen hasta setenta u ochenta escritos de mi autoría, y es difícil hacer un solo escrito teniendo tanta información. En cada historia hay párrafos y arranques intactos de las notas que en su momento publiqué sobre ellos. El otro asunto es que no me dediqué solo a escribirlo, sino que también me dedicaba a mis otros deberes. Eso hacía que en algunos días no escribiera ni una sola palabra para el libro.

En el libro se cuentan 30 historias, ¿cuál fue la que más le costó escribir?

Ninguna. Lo más difícil fue recortar, sobre todo en las historias de Alexis Argüello y Denis Martínez, pues tengo tantos materiales sobre ellos que hasta podría escribir varios libros.

En cuanto al tema de la escritura, ¿qué de nuevo ofrece la pluma de Edgar Tijerino en “Solo fieras”?

Hay una escritura más flexible que es producto de mi progreso como escritor de deportes. Hay un juego con las palabras y las ideas. Yo siempre trato de escribir mejor. No importa que tenga que redactar sobre la muerte de una hormiga, yo tengo que hacer brillar esa nota. Lo que pasa es que siempre estoy pensando en escribir este año mejor que en el pasado, y el próximo mejor que en este. No veo por qué no pueda hacerlo o quién pueda detenerme. Yo sé que no soy un escritor, en deportes sí me he esforzado por hacerlo. Yo estudio y me preparo diario. Me preparo más que cuando era joven.

En 1973 aparece el “El Mundial nica”, su primera obra, ¿qué lo impulsó a convertirse en un escritor de libros?

Fue sencillo. Lo que me llevó a escribir ese primer libro fue que consideré histórico ese mundial y pensé que había que dejar constancia de todo lo ocurrido durante ese evento, y pese a tener solo dos años en la crónica deportiva me atreví a hacerlo. Desde entonces me gustó la idea y no quise dejarla ir.

  • 9 libros ha escrito el cronista deportivo Edgar Tijerino.

Con este libro ya son nueve en su cuenta personal, ¿se ha establecido alguna vez un límite de libros a escribir?

Yo nunca pensé en cantidad. Lo que yo pensé fue escribir un libro por año. El problema es que lo decidí muy tarde. Unos amigos, hace más de veinte años, me dieron ese consejo. De haberles hecho caso, hoy tendría más de veinte libros. Hoy día ese es mi objetivo. Dependiendo de los años que viva y que tenga lucidez, voy a estar produciendo libros. No niego que físicamente ya estoy cansado, necesito más horas de sueño que no las consigo. El cansancio es lo único que me puede vencer, o una enfermedad.

De los libros que ha escrito, ¿cuál ha sido el más difícil?

Creo que por el momento emocional en el que lo hice es el “El ídolo no muere” (sobre la vida de Alexis Argüello), porque fue en momento de la muerte de Alexis. El primer capítulo se titula “¿Por qué lo hizo?”, que refleja mucho mi molestia por el hecho. Me gustó mucho ese libro, pero tuve que trabajarlo con delicadeza, le hice algunas modificaciones y algunos puntos de vista míos muy temerarios. 

¿Y el más fácil?

Yo diría que el “De Cayasso a Nemesio”, porque era escribir sobre selección nacional, cosa que era mi vida prácticamente. Había escrito tanto sobre ese tema.  

¿Sobre qué otro tema le gustaría escribir?

Hay muchos de los que me gustaría escribir un libro, por ejemplo la historia de las selecciones de Nicaragua, grandes momentos de atletas nicaragüenses, las veinte mejores series mundiales, los veinte mejores jonroneros de la historia, los campeones de boxeo nicaragüenses, hay muchas ideas.

Si le dijeran en estos momentos, además de “Yo vago” solo tenés la oportunidad de escribir un libro más, ¿sobre qué tema lo haría?

Es una escogencia difícil, pero yo me quedaría con un libro sobre la historia de las selecciones de beisbol de Nicaragua. Sería una buena historia.

A manera de adelanto, ¿qué contará en el libro “Yo vago”?

Más que todo son experiencias familiares, económicas, políticas, escolares, momentos de alegría y vivencias en el deporte. Es un libro al que le tengo mucho aprecio.

A lo largo de su carrera se le ha otorgado el título del mejor cronista deportivo del país, ¿qué piensa de eso?

Yo creo que lo han repetido tantas veces que la gente terminó creyéndolo.

“Seguiremos escuchando cantar a Camilo Zapata, vamos a continuar recitando los admirables y geniales poemas de Rubén y, por supuesto, siempre estaremos viendo pelear al agresivo, incontrolable, espectacular, Alexis Argüello”, escribió Edgar en su libro “Los mariachis callaron”, a lo que hoy día podría añadirse: “Ah, y también seguiremos leyendo las incomparables libros del genial, talentoso e inigualable Edgar Tijerino Mantilla”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus